EDUARDO CASANOVA SUCRE: LA GUERRA DE LOS MALDITOS.

Eduardo Casanova Sucre

LA GUERRA DE LOS MALDITOS

Por Eduardo Casanova

A lo largo de mi vida debo haber leído unos cien libros sobre la Guerra Civil española o relacionados con ella. Historia, crónica, novela. Las novelas que más me impresionaron fueron las de Mendoza, Hemingway, Cela y Gironella, que tienen evidente tono de cosa realmente vivida, aunque otras que son escritas a partir de la imaginación también son muy buenas.

En cambio las obras que no son de ficción, si fueron escritas por autores que sí la vivieron, suelen ser menos objetivas, como si los autores se perdieran o se desorientaran por el horror y las nubes contenidos en sus memorias. En mi infancia y adolescencia conocí a muchos sobrevivientes del conflicto. Casi todos ellos del bando republicano.

Y ya de adulto tuve contacto con personas del bando mal llamado nacionalista que también se exilaron y buscaron refugio en Venezuela. Algunos de ellos terminaron repudiando a Franco y acercándose a sus antiguos enemigos. Y todos recordaban esos años con horror, como una verdadera pesadilla que los había condenado a arrastrar miedos y pésimos recuerdos aún en tiempos que debían ser felices.

Dos de los seres humanos por quienes he sentido más afecto en la vida, Rafael Vegas e Isaac J. Pardo, vivían en Barcelona cuando empezó la tragedia y tuvieron que escapar hacia Francia precipitadamente y también llenos de angustia y horror, una angustia y un horror que nunca pudieron dejar del todo. Es posible que la rectitud de sus vidas y su defensa a ultranza de la democracia y la decencia se hayan debido a esa experiencia.

Verle el rostro a la muerte y sentir en la piel su aliento fétido tiene que ser algo que cala muy hondo en el alma de quién lo sufre. Y promover la guerra, en especial la guerra civil, que no solamente mata y hiere a miles de compatriotas sino que condena a muerte a muchos que ni siquiera empuñan un arma, es una de las más grandes canalladas que pueda hacer persona alguna.

Mucho más si quien lo hace tiene responsabilidades de gobierno y lo hace para proteger sus intereses infames y seguir dañando al pueblo y al país. Y eso es lo que están haciendo Maduro, Padrino, Cabello, Reverol y los otros seres malditos integrantes y cómplices del régimen narcomilitar chavista, repudiado por la inmensa mayoría de los venezolanos.

Repartir armas de guerra entre los “milicianos” para que las usen contra civiles desarmados es un acto de cobardía y desesperación que debe ser repudiado y denunciado por toda la humanidad. Y que justifica plenamente cualquier cosa que se haga para sacarlos del poder y llevarlos ante la justicia internacional.

Fomentan una Guerra Civil en la que ellos estarán a buen recaudo, protegidos por escoltas y carne de cañón, disfrutando los dineros mal habidos, frutos de la corrupción y el narcotráfico, mientras jóvenes y viejos se matan entre sí o mueren de hambre y enfermedades en un país quemado por los cuatro costados.

Ni siquiera como cobarde amenaza para evitar las manifestaciones cívicas del 19 de abril se puede aceptar que se promueva una Guerra Civil desde el poder. Es un crimen de lesa patria y de lesa humanidad que debe ser castigado con severidad y sin pérdida de tiempo. Cualquier duda o espera no podrá ser perdonada por la Historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s