REINALDO FIGUEREDO PLANCHART

NUESTRO PRINCIPAL Y MAYOR DESAFÍO ES DISEÑAR Y  CONCEBIR JUNTOS  LA VENEZUELA LIBRE Y DEMOCRÁTICA, MÁS ALLÁ DEL CAPITALISMO.

por Reinaldo Figueredo Planchart

 

Sin entrar, en este artículo, en las características o  motivaciones del violento conflicto en el cual se encuentra inmerso nuestro país y todo cuanto ello significa como empeño y sufrimientos entre venezolanos. Ciertamente, es una valiente más desigual  y desoladora lucha fratricida que ha de encontrar, cuanto ante su solución. Resulta imprescindible, a mi juicio,  el  concebir – y no solo en una de las parte en conflicto  – cómo hemos de concebir y reconstruir, necesariamente juntos, nuestro país.

No aspiro  elevar mi voz desde el exterior para ubicarme como orientador o indicar pretenciosamente opciones estratégicas . Resulta evidente que tanto  para los unos como para los otros se encuentran, atrincherados  bajo enfoques que lucen como absolutamente irreconciliables. Es más,  su incompatibilidad en sí, se encuentra en un enfrentamiento radical,  empeñados en lograr y  preservar una supuesta y  denominada imposición  sui generis  “dictadura proletaria”, llevada singularmente a un extremo del péndulo con orientación y gerencia extranjera.  Para otros, supuesta e así mismo igualmente estimulados desde el exterior,  al  retorno de  un sistema “capitalista” de libre mercado donde prevalezca el respeto no solo de los derechos humanos, sino  las  garantías de “libertad” de todo individuo, así como el “bienestar” de cuantos viven en Venezuela.

Pues bien, ¿por qué no se persigue y se expone con claridad, al menos en sus respectivos  enfoques,  el mañana de cómo  y qué es lo que en verdad hemos de enfrentar en la ardua y prolongada tarea, llena de  empeños afanosos? Nuestra entidad como venezolanos no solo  ha sido sistemática y premeditadamente  fracturada en  profundidad. Ha de reconstruirse en libertad y democráticamente, capaz de enorgullecernos a  lo que históricamente fuimos  y ello capaz de hacerlo juntos.

Si irremisiblemente hemos de descartar la fatal opción que , virtualmente arruinó a la nación y nos llevó, a lo que nos encontramos hoy, en  un despeñadero fatal, ¿es acaso la opción “capitalista”, la  única vía que irremediablemente tenemos ante nosotros?

Sería del caso entonces  examinar de cuál sistema estaríamos hablando por cuanto en ese campo específicamente prevalecen una variedad de enfoques y modalidades, según las cuales y de conformidad con sus respectivas conformaciones y desempeños sociales, existen marcadas diferencias que quizá podrían encontrar convergencias en lo que nos empeñaríamos juntos.

Es el caso y recomiendo que en estos días estuve inmerso en un enfoque de un famoso economista japonés  Eisuke Sakakibara que a fines del siglo pasado expuso en su libro “Beyond Capitalism” (Más allá del Capitalismo) el porqué del modelo japonés de economía de mercado, que poco o nada tiene que ver del capitalismo, tal y como lo concibe los Estados Unidos y menos aún el que estimula de una manera inequívoca como peligrosamente desbalanceada el Presidente Trump. Puede ser que prevalezcan  y no solo en Japón , en Asia y  algunos países escandinavos y  que se esté reflexionando en occidente, para entre otras cosas evitar una confrontación fatal, sobre los ajustes que han de introducirse al denominado sistema capitalista que parece haber perdido toda sindéresis.

¿Acaso hay que diseñar el foco de una política económica ajustada esencialmente al consumo como vector principal del crecimiento? ¿Por qué no enfatizar, por igual o prioritariamente el bienestar social  en el consumo equilibrado de la nación?

Tuve el privilegio, hace años en Naciones Unidas de dirigir un programa de “Desarrollo Humano sostenible” cuyo conceptualizador principal fué el economista Amartya Sen y en la resultante de la actividad desempeñada por varias agencias del sistema sobre más de 30 países en desarrollo, concluímos que en el actual sistema de “globalización” los vectores, sobre los que habría de enfatizar estratégicamente  el desarrollo humano eran los de “Energía, el del agua, el  ambiente y  la economía del conocimiento.” Ojalá que nuestros dirigencia se inclinen a examinar alguna de estas opciones.

Reinaldo Figueredo 28.04.2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s