ELIZABETH CAMINO: Constituyente Comunal y muerte

Constituyente Comunal y muerte

Los venezolanos no estamos dispuestos a claudicar, no queremos regalar nuestro país a una minoría de seres ambiciosos de poder y fortuna

Publicado en: Opinión

12/05/2017 04:00 AM

Por:

Elizabeth CaminoPeriodista. Locutora, conductora general del programa Por Amor Al Arte.

COMPARTIR ESTE ARTÍCULO

La solución a los graves problemas que afectan a cada uno de los venezolanos, que han tomado las calles  en protesta es una constituyente comunal. Así responde Maduro imponiendo de nuevo su voluntad, desempolvando aquella fallida idea del “eterno” de imponernos un estado comunal que no aparece en la Constitución vigente y que pese a ser consultada mediante el voto popular, fue rechazada por millones de venezolanos en esa oportunidad. Pero las pretensiones de Maduro no tienen límites y nuevamente impone al país una constituyente a la que cada día le agrega un rango.

Con esta carta sacada de la chistera revolucionaria, el despótico mandatario organiza su permanencia en el poder hasta que se le dé la gana,  así lo ha dicho: “con la constituyente comunal  del pueblo soberano el socialismo seguirá en este País por veinte años más”.

No es una consulta popular, es una imposición, es obligar a los venezolanos a aceptar su voluntad sin importarle las graves consecuencias que la terquedad y ambición de un hombre que ya es visto en el mundo como un presidente autoritario, arbitrario, que abusa del poder y que poco le importa atropellar y permitir que sus cuerpos represivos ataquen y asesinen a venezolanos en las protestas que a diario están en las calles. La respuesta a los requerimientos de millones de venezolanos que carecen de medicamentos, de alimentos, de seguridad y de un futuro, es convocar una constituyente a su medida con lo cual también pretende acabar con la independencia de los poderes y cerrar  la Asamblea Nacional votada por más de catorce millones de venezolanos.

Estos son los planes dictatoriales de Maduro disfrazados de constituyente comunal del “pueblo soberano”; ese mismo pueblo que masacra cada día, que impide el derecho y acceso a una ayuda humanitaria negando la buena voluntad de muchas organizaciones que han ofrecido ayuda, porque hay niños que mueren desnutridos, familia enteras que tan solo pueden comer una vez al día, enfermos que carecen de medicamentos que no existen en Venezuela. Con este cuadro dramático y desesperado a Maduro no se le ocurre otra cosa que inventarse una forma de seguir en el poder, negando elecciones y desconociendo el rechazo a su gobierno y la aversión a su persona.

Una constituyente comunal que le dé más poder y ganar tiempo para terminar de ejecutar sus planes de convertir nuestra patria en una semblanza de la isla de Cuba.

Mientras Maduro y su comisión constituyente se reúnen con los mismos que aplauden su gestíon, inventan apoyo mayoritario para el nuevo disparate, y su diez por ciento de popularidad se moviliza con el dinero que escatima a millones de venezolanos, la voluntad de ese pueblo es inquebrantable y por eso se mantiene firme en la protesta pacifica. Soportando el ataque canallesco y cruel de la guardia nacional y la policia bolivariana que con saña agrede y mata a jóvenes que ponen el pecho y sus vidas por lograr un futuro mejor. Es la dignidad y el arrojo de nuestros valientes muchachos, la irreverencia y terquedad invencible de quienes aman su patria y no se conforman con las migajas que ofrece este régimen negador y cómplice de tantas felonías.

Son más de treinta las víctimas que hoy faltan en sus hogares, en el amor de sus padres por culpa del empeño enfermizo de un gobernante que ha decidido emplear  al abuso de la fuerza y el poder, convertirse en dictador caribeño y arremeter contra todo aquel que disiente de sus planes. Es constituyente comunal o muerte. Es la permancia en el poder a como de lugar sin medir las consecuencias. Maduro ha llegado a tal grado de pertinacia, que utiliza la justicia militar para reprimir las protestas protagonizadas por civiles y enjuiciar a civiles en tribunales militares, violando el debido proceso y el estado de Derecho. Este  proceder nada cónsono con los principios democráticos, que anula los poderes, entrega la mayoría de los cargos de la adminsitración pública a militares, y con acciones al capricho antes que a la ley, señalan al primer mandatario venezolano como un transgresor de la Constitución que también pretende anular.

Por todas estas razones, los venezolanos no estamos dispuestos a claudicar, no queremos regalar nuestro país a una minoría de seres ambiciosos de poder y fortuna. Esta desgracia que hoy soportamos los venezolanos es producto de todas sas mentiras y manipulación del régimen chavista-madurista; los venezolanos estamos al tanto de los planes de destrucción y la arremetida contra el progreso y la prosperidad. Nos negamos a vivir en la miseria y depender de la limosna de unas bolsas miserables, otro gran negocio para añadir a la gran corruptela. No van a matar nuestros sueños de libertad y dignidad. Hoy con el dolor y la tristeza que nos embarga por la muerte de tantos jóvenes, víctimas de la canalla represora le decimos a Maduro y su batallón de la muerte, que seguimos, que estamos en las calles, en la lucha y con la fuerza que nos dan quienes hoy han hecho historia con la ofrenda de sus vidas.

Maduro: ¡seguimos en las calles!

AVISO LEGAL

NOTIMINUTO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD ALGUNA POR LAS PALABRAS, EXPRESIONES, OPINIONES Y COMENTARIOS CONTENIDOS EN ESTE ARTICULO.

Etiquetas: Constituyente, Nicolas Maduro, Corrupción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s