JORGE RAMOS GUERRA

NOTA DEL EDITOR: por una vez, este muy modesto “editor” de teclado, difiere de un colaborador tan estimado como Jorge Ramos Guerra, pero a fuer de llanero y de apasionado -igual que Jorge- estudioso de la Historia, dejo sentada mi formal y amistosa protesta por la inclusión de José Antonio Páez y en cierta medida, muy menor, de Juan Vicente Gómez, entre los militares “militaristas”. Ambos fueron muy eficaces y exitosos hombres de armas, pero se rodearon de civiles para gobernar y de los mejores civiles de su tiempo. Un fuerte abrazo hermano y mis excusas por este vuelvan caras amistoso. Salud.

ALFREDO CORONIL HARTMANN

Ítaca 14 de mayo de 2017.

——————————————

Picapedrero

La soberanía reside en el pueblo…¡No en los militares!

 

Pueblo y militares es una incongruencia. Pueblo fue el que se enfrentó a la Corona Española y pueblo fue, quien se enroló como tropa por la Independencia y quienes dados de baja, serian engañados  por el “Decreto sobre Repartición de Bienes como Recompensa a los Oficiales y Soldados” dictado por Bolívar, para que después, generales de a montón se cogieran sus tierras.

Pueblo ha sido, quienes se han enfrentado a las tiranías militaristas de Venezuela. Militar y militarismos otra cosa. El primero, es un ciudadano que se acoge al servicio de la armas para defender la República, no corruptos, menos narcotraficantes y militarismo, son estos últimos, usurpadores de la Fuerza Armada.

Militar Miranda, Bolívar, Sucre, Urdaneta. Militarista pilluelos, Páez, los Monagas, Guzmán, Gómez, Pérez Jiménez y quienes se llaman chavistas.

Definidos conceptualmente ambos, en cuanto a sus quehaceres cotidianos, el pueblo es trabajador, siempre necesitado, el militar cosechador de méritos, estudioso, decente y el militarismo, bandolero, mal estudiante, viva la pepa etc.

Al pueblo, se le confirió el titulo de ciudadano, porque al decir de Bolívar, El Libertador, no el malandrín chavista, prefirió aquel título, porque  provenía de las leyes mientras el otro de la guerra. J V Gómez, les dotó de una Academia, para que se formara para servirle  a la república, no a Cuba.

Finalmente la soberanía reside en el pueblo, investido como ciudadano, con su conciencia y sus razones, por lo que se llama el soberano << Voz  Dios>> porque somos hechos a su imagen y semejanza, y no, para de un patán de turno, que con las armas se  haga de tal inmunidad, que haga lo que le venga en gana.

De la suerte de la República, pueblo y militares han tenido responsabilidades en el tiempo Bicentenario, pero el más responsable de todos ha sido, una clase política de contadas excepciones, que estuvieron conscientes del rol de cada uno en la sociedad. El general Carlos Soublette, seria en su tiempo a lo militar, como Fermín Toro a lo civil y en siglo XX, Rómulo Betancourt ante el pueblo y Wolfgang Larrazábal en la Fuerza Armada.

Pueden nombrarse  muchos más, pero puntualizamos en los referentes históricos, porque es innegable, como en la democracia cuarta republicana, la corrupción de manos de la “Oligarquía Financiera Importadora” los llevo a hacerse socios de los”Boliburgueses” del chavismo militar-cívico ¡Oh verdad! Quienes viendo en peligro sus enriquecimientos y la justicia internacional merodeando sus aposentos, promueven como bola de humo, una “Constituyente” para declarar el “Estado Comunista” que permita blindar impunidades, sustituir todo vestigio jurídico de Derechos Humanos, la “imprescriptibilidad” de sus violaciones y la instalación de bases militares cubanas, soviéticas, chinas e iraníes, que garanticen su permanencia en el poder por los años de sus existencias.

Esto último, es voz común, dado la riqueza venezolana en minerales necesarios, en materia nuclear, lo que sería posible, solo con la “clientela comunal”, la “milicia geriátrica” y por supuesto el “borrego” parásito, que sobrevive en todos los gobiernos.

Por supuesto, que pareciera fácil decir lo que pensamos, pero es más difícil, para  lo que piensan  llevarlo a cabo, como si vivieran en otro planeta y he aquí el detalle, como dijera Cantinflas, si no, se pueden “sentar en sus bayonetas” como lo dijera ese eran constitucionalista francés, Ferdinand Lasalle… y a la Historia voy, Victoriosa o vencida

Jorge Ramos Guerra

ardive@gmail.com

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s