Monseñor Diego Padrón Sánchez: Obispos urgen al gobierno canal humanitario

Venezuela: Obispos urgen al gobierno canal humanitario

Venezuela: Obispos urgen al gobierno canal humanitario

En conversación exclusiva con el Vatican Insider el presidente del episcopado venezolano, Diego Padrón, brinda detalles del encuentro con funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro y confirma que habrá nueva cita “en circunstancias diferentes”.

Mientras la violencia sigue agudizándose en las calles de Venezuela, una comitiva del episcopado recibió al vicepresidente de la República, Elías Jaua, para escuchar la propuesta del presidente Nicolás Maduro de reformar la Constitución mediante una asamblea “comunal”. En el encuentro, los obispos ratificaron su rechazo a la iniciativa y, en cambio, abordaron su prioridad número uno: la urgencia de abrir un canal humanitario a través de la organización Cáritas, que permita el ingreso al país de las medicinas y alimentos que escasean sistemáticamente.

 “Yo lo planteé como un elemento clave allí. Y luego de la reunión formal, hablé en particular con el ministro Elías Jaua y quedamos en que él iba a tratar ese tema con el presidente de la República. Y acordamos que seguiremos las conversaciones sobre ese punto”, dijo al Vatican Insider Diego Padrón, presidente de la Conferencia Episcopal.

Confirmó, además, que ambas partes sostendrán un nuevo encuentro, pero dejó claro que será en circunstancias diferentes al sostenido este viernes 19 de mayo en la sede de la CEV. “Sí habrá otra reunión, pero en otra forma, no como hoy; porque esta fue muy aparatosa, con mucho ruido y demasiado protocolo. Pero sí continuaremos conversando sobre eso”, añadió.

Precisó que la apertura plena de la frontera entre Colombia y Venezuela no logró ser considerada, “porque no podíamos tocar todos los puntos”, y agregó: “Ellos venían con un objetivo muy claro, el de presentar el diseño de la Asamblea Constituyente. Nosotros nos comprometimos en oírles y así lo hicimos. Mantuvimos nuestra postura, ya indicada en los comunicados, pero escuchamos atentamente lo que querían decirnos”.

En la reunión quedó ratificada la postura de los obispos: que la Constitución de Venezuela “no es una reforma, sino pleno cumplimiento”. “No hace falta una Constituyente para reformar la carta magna”, insistió Padrón, en una rueda de prensa posterior.

“La Constituyente no es lo que el pueblo necesita. Lo que la población reclama es comida, medicinas, seguridad, paz y elecciones justas. De tal manera que nosotros no hemos querido discutir la formalidad o los elementos jurídicos sino, más bien, el carácter ético y social”, señaló.

No obstante, Padrón apuntó que la viabilidad de la Constituyente exige, necesariamente, “una consulta al pueblo venezolano”. Y sobre la insistencia gubernamental de impulsar un “diálogo nacional”, constató que “el único diálogo legítimo es el diálogo con el pueblo. Porque es el pueblo, en definitiva, el sujeto social de la democracia”.

Aclaró que, para lograr un diálogo eficaz, “debe estar basado en unos presupuestos que ya había señalado el secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin, y últimamente en sus declaraciones dadas el 13 de mayo en Portugal, cuando señaló que un camino necesario para resolver la crisis de Venezuela pasa por las elecciones”.

Ratificó que esa ha sido y sigue siendo la propuesta: “La presentamos nosotros y nos apoyamos en un criterio tan valioso como el del cardenal Pietro Parolin. Creemos que la Constitución no es, hoy por hoy, el elemento fundamental necesario que pide el pueblo. El pueblo pide otros aspectos de los cuales sí nos gustaría conversar con el gobierno: por ejemplo, la necesidad de permitir que Cáritas sea instrumento para llevar a nuestra población: comida y medicinas”.

El arzobispo de Cumaná reveló también que los obispos solicitaron a la delegación gubernamental ver a “los privados de libertad, a quienes los organismos de seguridad les restringen las visitas y toda Venezuela lo sabe”. Pidió que les autoricen poderlos visitarlos, “porque ellos y sus familias necesitan consuelo, fortaleza y un trato humano”. “La Iglesia está siempre dispuesta a prestar ese servicio”, insistió.

La cita pareció abrir una rendija de esperanza. Lo constató Padrón al referir que permitió “romper algunas barreras que se oponen al diálogo” y aseguró que, “en muchas materias”, el gobierno y la Iglesia podrían trabajar juntos “en beneficio del país”. Aceptó que hubo insistencia de los funcionarios por reunirse con la CEV, atribuyendo eso al “carácter moral y ético sólido de la Iglesia”, por lo cual “todos han manifestado respeto a la opinión de la Conferencia Episcopal”.

“Hemos tomado partido por el pueblo y queremos que el pueblo tenga lo que hoy no tiene, sobre todo: comida, asistencia médica, libertad y elecciones justas”, sostuvo.

Las muertes derivadas de la acción represiva a las marchas opositoras también se incluyeron en el cara a cara. “Denunciamos la represión. Dijimos que ese no es el camino para lograr la paz que tanto anhelamos”, indicó. Y sostuvo haber recibido como respuesta oficial la promesa de que os guardias nacionales o miembros de los “cuerpos represivos” son y serán castigados. “Hemos hecho el esfuerzo por hacerles notar que hay que cesar. Hemos pedido un cese a la represión”, estableció.

Recordó que este domingo 21 de mayo, Venezuela se unirá en una especial jornada de ayuno y oración, una iniciativa que –indicó- “ha sido acogida con un gran entusiasmo” y con la esperanza de un cambio profundo muy cercano.

CARLOS ZAPATA*

CARACAS

* Periodista y ex editor del Diario Católico de Venezuela

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s