ELOGIO DE LOS CUADROS… Por Rafael Muci-Mendoza.

ELOGIO DE LOS CUADROS…

Rafael Muci-MendozaEn 1874, inspirado por la exposición póstuma de diez pinturas y escritos de su gran amigo, el artista y arquitecto Víktor Hartmann (1834-1873), quien solo tenía 39 años cuando murió, Modest Músorgski (1839-1881) compuso su famosa suite de piezas ¨Cuadros de una exposición¨. A manera de homenaje, el compositor quiso «dibujar en música», algunos de los cuadros expuestos y dedicó la partitura a Vladímir Stasov (1824-1906), escritor y crítico musical. Para él lo fundamental fue la conexión entre color, forma y contenido.

 Cuando mi hijo Rafael Guillermo, artista urbano y arquitecto me envió 4 fotografías de la lucha contra la tiranía expresada en los recientes acontecimientos de abril 2017 de alguna forma relacioné esos cuadros con aquellos de una exposición de Músorgski “donde la música se dibuja”, pero en su caso, los cuadros fotográficos son expresión del dibujo de la violencia y la tiranía; son cuadros desgarradores que gimen el sufrimiento de un pueblo cansado de la opresión, aún de aquellos expatriados por la intolerancia que ahora no viven entre nosotros pero que sufren tanto o más que nosotros. Mientras, Maduro, Diosdado y Raul Castro –su caporal-, mausoleos de vanidad, maldad y mal gusto se pavonean burlándose del sufrimiento de sus paisanos.

 Rafa puso como telón de fondo los colores de la bandera tricolor de Venezuela y empleó como tema el sacrificio del joven Hans Wuerich,  comunicador venezolano quien totalmente desnudo, con una marusa terciada, una biblia a la diestra y un teléfono celular a la siniestra encaró a los cobardes de la guardia nacional venezolana -¿cubanos?- quienes al verle inerme, cagones al fin, sacaron ventaja y le dispararon una ráfaga de perdigones pues son émulos de otros cobardes y poca cosa como Nicolás Maduro y Diosdado; esos, capaces de bailar y jugar béisbol cuando su pueblo se ahoga en la agonía de no conseguir alimentos para no morir ni medicinas para mitigar sus dolores. Seres degenerados, sin una madre que los pariera que hoy no se sienta avergonzada, sólo aupados por los depredadores del país: los Castro, los chulos del continente, los narco militares de su entorno, la guerrilla, los paramilitares y sus socios de abusos, robos y tropelías…

Mientras ellos juegan y hacen chanzas las hordas que crearon golpean, hieren y asesinan al joven Juan Pablo Pernalete de un disparo a quema ropa en el pecho… Su corazón hendido por la saña se resistió a no seguir latiendo pero el daño del odio fue catastrófico. Mayo nos ha traído más de lo mismo, más de la misma saña, ya no es uno; ahora son 40 mártires que han ofrendado sus vidas en las calles de mi patria en la búsqueda de un futuro donde la libertad se respire. 

 Los otros dos cuadros revelan el momento en que asfixiados por la toxicidad de armas químicas –léase bombas lacrimógenas-, son empujados por efectivos de la Guardia Nacional, sus propios connacionales, hacia el terraplén que termina en esa cloaca abierta que es el río Guaire mientras ellos se protegen con máscaras antigases.

Como padre me duele Tarek William Saab, también libanés como yo; nada más imaginar el que un hijo mío llame a mi la atención para reclamarme que todos los principios que le trasmití los eché a la basura, me perturba grandemente ¿Con quién te reuniste Tarek que sacaron de ti todo lo peor que un ser humano puede albergar…? No defiendes a ningún pueblo, manchas tu honor y el de tu familia, defiendes tu puesto, una causa que ha arruinado tu país, y con tu cara muy lavada exculpas a una cáfila de almas podridas. Fuiste una de las manzanas saludables que te acercaste a las más podridas, recibiste el vaho maligno del etileno y terminaste tan podrido que ni te diste cuenta y ahora tu hijo te lo reclama… Creíste sentirte protegido en la tierra milenaria de tus padres, pero hasta allá te alcanzaron tus pecados mientras comprabas joyas en tanto no hay alimentos en tu patria ¿En qué clase de ser te has transformado…? Tú has manchado tu familia como tantos depredadores del pueblo, y aquellos llevarán sobre sí la impronta de la traición con que manchaste sus futuros…

 (Lucas 8:22-25) Un día, Jesús subió con sus discípulos a una barca y les dijo: «Pasemos a la otra orilla del lago». Ellos partieron, 23. y mientras navegaban, Jesús se durmió. Entonces se desencadenó sobre el lago un fuerte vendaval; la barca se iba llenando de agua, y ellos corrían peligro. 24. Los discípulos se acercaron y lo despertaron, diciendo: « ¡Maestro, Maestro, nos hundimos!». Él se despertó e increpó al viento y a las olas; estas se apaciguaron y sobrevino la calma. 25. Después les dijo: « ¿Dónde está la fe de ustedes?». Y ellos, llenos de temor y admiración, se decían unos a otros: « ¿Quién es este que ordena incluso al viento y a las olas, y le obedecen?».

 En este abril y lo que va de mayo manchado de la sangre inocente y del extremoso sufrimiento actual, el papa Francisco ahogado en sus palabras se olvidó de Venezuela, ¿por qué?, al parecer vio la oposición ¨dividida en la calle. ¨¿Fue todo lo que tenías que decir hermano…?, ¿Es que no ves el pecado de lesa humanidad que se comete a diario?, ¿Es qué no viste a los guardias jugando con sus escopetas a policías y ladrones con los valientes estudiantes que sólo quieren libertad?, ¿es que tu nuncio apostólico nunca te informó de los desmanes y ataques a ciudadanos desarmados?, ¿es que no te habló de encarcelamientos masivos y torturas en un sitio medieval llamado ¨La Tumba¨?, ¿es qué no mostraste interés en ver aunque fuera un solo video donde se evidencia la feroz represión contra un pueblo inerme?, ¿es qué no te mostró las bandas paramilitares –colectivos armados y con impunidad creados por Chávez y mantenidos por el estatus- arremetiendo contra mujeres, jóvenes y propiedades?; ¿es qué no oíste acerca del odio de Maduro hacia su pueblo al querer armar a medio millón de milicianos para que disparen contra quienes somos opositores y su baile-burla cotidiana que ofende el espíritu cristiano?, ¿Es que no entiendes que no puede haber diálogo, pactos ni votaciones mientras la mentira, las persecuciones, los asesinatos, los presos políticos por disentir y las torturas campeen en el país y que es necesario que  estos miserables que bailan y se burlan abandonen el poder?, ¿será que tú, el ‘papa’ –con minúscula- puede dormir en paz mientras comparas tu comportamiento mojigato y parcializado con la hombría y determinación de los curitas de la Asamblea Episcopal?, ¿qué torcida idea mueve tus labios…?, ¿es que no leíste alguna vez el párrafo que sigue…?

·        ¨Nosotros dialogamos con los enemigos que hemos jurado destruir solamente cuando carecemos de la fuerza necesaria para abatirlos; por medio del diálogo alcanzamos aquellos objetivos a corto y mediano plazo para ganar tiempo, y cuando efectivamente seamos más fuertes entonces tomamos sin contemplaciones lo que queremos y sin que nos conmueva las reclamaciones y las apelaciones de los enemigos¨.

         Lenin


Mi dilecto amigo, el académico Francisco Kerdel-Vegas nos envía una cita de la novela “Fiebre” (1939) del escritor Miguel Otero Silva que nos muestra que el pasado siempre gravita sobre el presente:

“Nuestro puesto está en el seno de ellos porque en sus pechos palpita la sed de justicia, porque sus manos son las manos de la patria y de la humanidad. ¡Y son tantos! Son tantos que si llegaran a percatarse de la fuerza que duerme en su bosque de puños, si llegaran a arremeter en multitudes contra la minoría que se nutre del látigo, nadie podría detenerlos como nadie puede detener el torrente cuando se despeña. Nuestro camino es ahora una ruta sin espejismos y sin arcos de flores artificiales; camino difícil como todos los caminos en ascenso. Para llevarlo a término: plantemos nuestra fe en las legiones de parias que aspiran a vivir libremente, para quienes la libertad es, no sólo romper con sus puños el yugo que pesa sobre sus conciencias, sino también despedazar el yugo que pesa sobre sus estómagos, sobre sus cuerpos desnutridos y desesperados. Iremos todos contra los enemigos de nuestro pueblo. Contra los mercaderes de sable, los mercaderes de toga, los mercaderes de pluma, los mercaderes de sotana, los mercaderes mercaderes, los mercaderes sin oficio. Los que venden la patria al extranjero en tanto gimen oraciones de nacionalismo santurrón. Los que trafican con el hambre”.

 Son horas aciagas, la patria y los jóvenes –mujeres y hombres- desafían la muerte y se nos mueren porque van a resucitar, porque van a instituir la decencia y el patriotismo, porque los caídos y su sangre, serán el alimento de la cimiente que ellos mismos están sembrado al ofrendar sus vidas sin egoísmo, sin esperar nada a cambio, luchando por todos, luchando por un aire de libertad…

 Mi hijo Rafa está también luchando desde lo lejos como mis otros hijos y tantos otros venezolanos en los cuatro puntos cardinales del planeta simplemente porque la madre nos duele cuando sufre, porque la madre patria y sus símbolos están presentes en nuestro diario hacer, porque la bandera ha ampliado en el hogaño su franja roja, porque el rojo es el símbolo de la sangre derramada ayer y hoy por los héroes civiles de la patria para conquistar la libertad. Porque el rojo también es trasunto de amor, patria, poder, fuerza y progreso.

 ¡Qué Dios y la Virgen guíen nuestros pasos…!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s