¿Final de la democracia? por: Ismael Pérez Vigil

Logotipo Noticiero Digital

opinión

Ismael Pérez Vigil

¿Final de la democracia?

27 Mayo, 2017

No se trata de un trapo rojo. La propuesta de Nicolás Maduro de convocar una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) es un deliberado plan para modificar la estructura del estado, acabar con la democracia y terminar de instaurar una dictadura totalitaria y militarista. Hay que decirlo claramente, pues algunas personas parecen no haber comprendido la gravedad y alcance de la situación.

Todo lo que diré les sonará excesivamente dramático o extremo a algunos, pero no es así. Pretende, sí, advertir, alertar, sobre un devenir que será inexorable si no reaccionamos pronto, si no tomamos conciencia y le explicamos al país lo que nos estamos jugando y no encontramos una manera eficaz, unificada, de detener el proceso constituyente planteado.

Cuando se comenzó a analizar la propuesta de realizar una ANC, rápidamente salieron los argumentos obvios acerca de su inconstitucionalidad, que se resumen en un solo argumento contundente: el Presidente de la Republica no tiene facultades para convocar una Asamblea Constituyente, pues solo el pueblo lo puede hacer. Luego, esa convocatoria es inconstitucional.

Pero el Presidente lo hizo. Y lo que es más grave, el Poder Moral lo avaló, el CNE lo aceptó y la Sala Constitucional del TSJ ha guardado silencio frente a esta flagrante violación y desconocimiento de la Constitución. Y los demás poderes públicos, tanto el Legislativo como la Fiscal General, han manifestado su desacuerdo con esta fraudulenta convocatoria y su carácter ilegal, inconstitucional.

Pero repito, el Presidente lo hizo. La “convocatoria” de una ANC está allí, no podemos ignorar ese hecho político. El Presidente Maduro puso en marcha no solo la convocatoria a una Asamblea Constituyente, a la que no tiene derecho a convocar, sino que por el momento luce indetenible el que se vaya a reunir esta Asamblea, que dictará una nueva Constitución, que además ni siquiera será aprobada por los venezolanos. Léase bien. No solo es que no se va a consultar al pueblo si quiere o no la realización de una asamblea constituyente, sino que una vez que la misma apruebe la nueva constitución, entrará en vigencia automáticamente cuando así lo decida la propia ANC, sin que el pueblo venezolano se pronuncie acerca de si está de acuerdo o no con su texto, con su contenido.

Yo estaba equivocado hace tres semanas cuando afirmé en Constitución fallida, que: “…más tarde o más temprano, el pueblo deberá pronunciarse, a favor o en contra de su convocatoria o a favor o en contra de la Constitución que de allí surja…”  (https://ismaelperezvigil.wordpress.com/2017/05/06/constitucion-fallida/ ) No, no será así, al menos no en las urnas. Como están planteadas las cosas, los venezolanos nunca nos vamos a pronunciar electoralmente acerca de la nueva constitución que apruebe esta asamblea constituyente, así de claro.

Eso es ni más ni menos lo que contemplan las bases comiciales que presentó el Presidente de la República y que el CNE presurosamente está aprobando, ya hasta ha fijado una fecha aproximada para elegir los representantes a esa asamblea constituyente y –por declaraciones de su Presidente, aunque ha sido desmentida por otro rector– hasta han fijado fechas para “pre inscripción” de candidatos y número de representantes a ser elegidos en algunos de los sectores planteados.

Entiéndase bien. Al estado de derecho como lo conocemos, lo que queda de él, le resta poco tiempo de vida. Tiene fecha de caducidad: lo que tarde esa asamblea, que se elegirá a finales de julio, en aprobar la nueva constitución. Que no dudo ya está elaborada, redactada, con base a las reformas que pretendió hacer Hugo Chávez Frías en el año 2007 y que fueron negadas por el pueblo en un referéndum. Por lo tanto, no se trata ya de si el Presidente tiene el derecho o no de convocar a una asamblea constituyente o si solamente tiene la iniciativa para hacerlo, se trata de que el Presidente Nicolás Maduro, en la práctica –con complicidad del CNE y silencio igualmente cómplice del TSJ– propuso la disolución del estado de derecho.

Tal y como está planteado en las bases comiciales, con la anuencia y complicidad de los poderes públicos –a excepción del Poder Legislativo y la Fiscal General– aquí se elegirá una ANC que tendrá facultades para:

– Disolver a la Asamblea Nacional, lo que no ha podido hacer todavía el Gobierno a través del TSJ;

– Elegir un nuevo titular para la Fiscalía General, que ahora no pueden hacer pues no cuenta con los 2/3 de la Asamblea;

– Disolver todos los poderes intermedios, quitar competencias o cambiar sus formas de elección o designación, es decir, Gobernadores y Alcaldes, Asambleas Legislativas y Concejos municipales, pues ya las Juntas Parroquiales prácticamente quedaron disueltas o en poder de las llamadas Juntas Comunales o comunas, de acuerdo con la sentencia 355 del TSJ, que eliminó de paso el voto directo al darle cabida al voto indirecto para elegir las Juntas Parroquiales; y

– Todo lo demás que se le ocurra al régimen: disolver partidos políticos, gremios, sindicatos, organizaciones de la sociedad civil, eliminación del sufragio directo para designar cargos, modificación de todos los derechos de los venezolanos, en fin, todo lo que al actual régimen se le ocurra para terminar con el estado de derecho y terminar de implantar una tiranía de “nuevo cuño”, pues ni la comunista cubana habrá sido tan “perfecta” como la que aquí se pretende desarrollar e imponer al pueblo.

De paso, de elegirse los miembros de la asamblea constituyente, de acuerdo con las bases comiciales propuestas, además de eliminar el voto “directo” –que, repito, ya eliminó el TSJ con la decisión 355– se estará eliminando el carácter “universal” del sufragio, pues esos miembros se estarán eligiendo no de acuerdo con una base poblacional, como se establece en nuestra legislación, sino con base en una arbitraria y absurda división municipal y con base en unos sectores, arbitrariamente escogidos por Nicolás Maduro.

Los miembros escogidos por municipios serán con base en un criterio que iguala a todos los municipios, sin importar el número de habitantes, da lo mismo que el municipio tenga 3 mil habitantes que 200 mil, municipios con 3 mil habitantes elegirán la misma cantidad de representantes que municipios con 200 mil habitantes.

Los elegidos por sectores lo serán de acuerdo con unos criterios corporativistas –valga decir fascistas– y listados que el propio Gobierno proveerá, en donde obviamente no estarán incluidos todos los venezolanos pertenecientes a esos sectores, sino aquellos que el gobierno decida conforme a sus simpatías ideológicas y políticas. Ya tenemos amplia “experiencia” con las “listas” que elabora este régimen.

Por otra parte, sobre la posibilidad de controlar la asamblea constituyente por parte de la oposición al régimen, ésta es casi nula. De acuerdo con las reglas o bases comiciales para escoger los miembros presentadas y aprobadas por el CNE, éstas garantizan que el gobierno controlará fácilmente la asamblea constituyente, ya que:

– Para elegir los representantes de los municipios, la base poblacional que se tomará en cuenta no es la establecida en la legislación electoral, sino una que favorece los pequeños municipios y poblaciones rurales que controla el gobierno; y en aquellas que no controla, en los municipios de las grandes ciudades, por el sistema de representación proporcional el oficialismo se garantiza que al menos sacará la mitad de los miembros a elegir, pues es muy difícil que la oposición pueda obtener en algún municipio el doble de los votos que el oficialismo.

– Se elegirán unos representantes por la población indígena y los denominados representantes sectoriales serán seleccionados de esas “corporaciones” que decidió el Presidente y cuyo listado de electores elaborará el CNE con base en la información que le proporcionen los organismos oficiales, es decir el propio gobierno, que como ya dije, obviamente tendrá buen cuidado de seleccionar los miembros de esos sectores de acuerdo con sus inclinaciones políticas en favor del proceso revolucionario.

El guion de este plan está siendo puesto en escena con toda la maquinaria del poder haciendo su parte. Le ha dado al régimen un propósito y coherencia, reagrupando como cuerpo al círculo más comprometido y en riesgo. Le ha dado una actividad política que manipula un mensaje de “diálogo” y “paz”, tratando de pasar a segundo plano la represión y la violencia que han desatado y el hambre que asola a los más pobres del país. Pero igualmente ha producido fracturas internas de grupos en pugna que no comparten la propuesta de ANC aunque no vemos aun acciones claras para enfrentarla.

Se trata, en síntesis,  de una propuesta fraudulenta, como se ha dicho, sobre la cual ni siquiera se podrá pronunciar el pueblo y que en caso de que lo hiciera, debería rechazar junto con sus bases comiciales, pues en ningún caso se puede participar de un proceso electoral con semejantes arbitrariedades. La conclusión es simple, la propuesta es inaceptable y como quiera que no se va a llevar a referéndum, la forma de rechazarla es no participar y oponerse a ella por todos los medios de que disponga cada quien.

Les presento una desoladora pero realista visión, que se desprende del análisis de las últimas actuaciones del Gobierno: la brutal represión en las calles a toda disidencia, la sentencia 355 de la Sala Constitucional del TSJ, la presentación de las bases comiciales para la ANC que propone Nicolás Maduro y las declaraciones de la Presidente del CNE, obviamente sesgadas pro gobierno.

Nunca como en este momento ha sido más importante la acción mancomunada,  contundente, expresada a través de la mayoría que somos la oposición, la unidad de criterios, decidida y firme de nuestros dirigentes políticos, posponiendo cualquier diferencia y sumando con todos aquellos que, sin importar su origen o procedencia, crean en la democracia y el estado de derecho, pues eso es lo que nos estamos jugando.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s