Ser coherente, por Nelson Castellano-Hernández, Noticiero Digital

Logotipo Noticiero Digital

http://www.noticierodigital. com/2017/06/nelson-castellano- hernandez-ser-coherente/

Ser coherente

 

El chavismo no debió existir en pleno siglo XXI, enfrentamos un error histórico. La vuelta a una solución militar parecía superada, en una Venezuela producto de 40 años de democracia.

Sin embargo, la falta de respuesta oportuna al malestar social que existía, el cansancio y la decepción de la sociedad civil, frente a las políticas públicas tradicionales de finales del siglo XX. Convirtieron la realidad en un caldo de cultivo que, permitiría el renacimiento de la tesis del gendarme necesario.

Una tendencia propia del pensamiento político y científico del siglo XIX. Que siempre sirvió para justificar la figura del gobernante autoritario, como la única capaz de controlar el poder político, en naciones donde se percibe al pueblo, como incapaz para el ejercicio del sistema democrático.

Venezuela sufría un tipo de conducción que se revelaría contraria al progreso del país, cada nuevo Jefe de Estado, llegaba con su nueva corte de directores, quienes suspendían gran parte de los proyectos de la administración anterior y comenzaban todo de cero, un eterno recomenzar que se traducía en abandono y parálisis de buenos proyectos, en derroche y en un gasto público excesivo.

Llegamos a confundir, gobernar para servirle a la sociedad, con el ejercicio del poder al servicio de un partido político. Los funcionarios públicos usaron y abusaron, para ese entonces los valores estaban trastocados y pensadores de la talla de Uslar Pietri tiraron la señal de alarma.

Sin embargo, sería injusto no reconocer que se mantuvo una política de estado coherente, frente a las inversiones de infraestructura, los sectores de salud y educación, la construcción de viviendas de interés social, las políticas de desarrollo agro-industrial, las relaciones internacionales, la protección de nuestra soberanía, el respeto de los valores democráticos y a la protección y desarrollo de nuestra industria petrolera, base fundamental de la economía nacional.

La nueva sociedad civil que se había desarrollado, estaba dispuesta a realizar una verdadera transformación, había dejado de creer en los partidos políticos tradicionales y pedía modernizarse. Buscaba un cambio generacional que hasta el momento no se había producido, quería probar otras opciones, erradicar vicios y formas equivocadas de hacer política.

Quería sentar las bases de una nueva forma de organización social. Los ciudadanos estaban conscientes de su poder de decisión y en esa búsqueda de otro estilo de hacer política también se equivocaron.

El mito inconsciente del caudillo, permitió la elección de Chávez, el candidato se transformó una vez tomar posesión de su cargo. Como Presidente develó su pacto con el Gobierno Cubano, su proyecto autoritario y se olvidó rápidamente de su compromiso con el pueblo venezolano. Lamentablemente, el triunfo de su candidatura y de su mensaje de odio y destrucción, paralizaron el necesario y verdadero proceso de cambio.

Si algo debemos aprender de lo vivido, es la necesidad de tomar caminos que sean coherentes con nuestros ideales, parar de mentirnos a nosotros mismos y comenzar por reconocer nuestros propios errores. Debemos aprender a ver el peligro, en aquellos que se sienten propietarios de la verdad y jamás renunciar a enfrentar, con las armas de la razón, las falsas ideas.

Las respuestas podrían estar donde no hemos puesto atención, evidentemente teníamos un problema educativo, ya que la sociedad intentó de nuevo soluciones populistas. Lógicamente también teníamos un problema de impunidad, lo que acarreó la reacción visceral de venganza, ante la impotencia experimentada frente a la corrupción.

Tenemos también responsabilidad sobre las formas de participación en la construcción de un estado productivo. Donde el esfuerzo personal y el trabajo debe ser prioritarios en oposición a la idea de un estado paternalista.

Probablemente teníamos algo de conformistas, algo también de anti políticos, por eso dejábamos en manos de otros los espacios de responsabilidad en la administración publica.

Las nuevas generaciones han recuperado su espíritu crítico, algo positivo que sin embargo no debe separarse de la inteligencia emocional y del conocimiento, para ser eficientes. Otra de las enseñanzas que no podemos ignorar, es que el mundo no comenzó hoy, si estamos ganando esta batalla es porque desde el principio existió gente que se opuso al régimen, cuando éramos minoría.

Esta lucha ha sido alimentada con el esfuerzo de muchos seres humanos, que en el camino ha dejado girones de si… hasta sus vidas. La reconstrucción será larga y difícil, un esfuerzo mancomunado será necesario, así como la experiencia y la experticia serán indispensables para poder renacer, de entre las ruinas a las que nos redujo el chavismo.

En muchas ocasiones me he preocupado cuando veo actuar a grupos opositores, igual que las comunas que propone el chavismo, se reúnen para crear grupos de poder con el que pretenden negociar puestos, en un futuro hipotético que ni siquiera existe, olvidando que solos debilitan al movimiento opositor… y terminan actuando como cualquier chavista arribista.

Deberían concientizar que el aporte de cada uno ha sido necesario y tener claro que ni el esfuerzo, ni las componendas o el padrino de turno, significan en modo alguno que, se ha ganado un derecho a decidir por los otros. Como quien conquista un territorio y termina considerando como rival al que, desde su sitio también está enfrentado la dictadura chavista.

Luchamos contra algo más patético que el Galáctico, con Maduro, el que vino a terminar con la soberanía, el formado en Cuba para ejecutar el plan de los Castro. El ignorante, el payaso sin miedo al ridículo, el que carece de formación y experiencia para la función que usurpa, el que no le discute órdenes a Raúl, el que sin escrúpulos permite corrupción, narcotráfico, contrabando y da órdenes de disparar contra la juventud venezolana.

El que se sostiene con el vergonzoso apoyo de las Fuerzas Armadas, quienes jamás soñaron enriquecerse con la rapidez, inversamente proporcional al empobrecimiento de Venezuela.

Estamos claros que el país tenía muchos problemas… solo que Chávez y Maduro los maximizan. Entre ambos destruyen el esfuerzo realizado para alcanzar un cierto grado de desarrollo, durante 40 años de democracia.

Después que pase lo que tiene que pasar, tendremos que ser coherentes, Venezuela deberá enfrentar grandes retos, de los que nadie habla para estar bien con unos y con otros, Serán necesarias reformas económicas profundas, sin poder aspirar a un sistema completamente liberal, debido al problema social existente.

No habrá espacio para la impunidad. Tendrán que exigirse responsabilidades, ya que sin justicia no habrá paz.

Tendremos que cimentar las bases de la reconstrucción nacional, con espacio para todos que permita la reconciliación. Será necesario una nueva visión del servicio público, mecanismos de control eficientes del sistema financiero, de los partidos políticos y de las instituciones del Estado. Pero sobretodo de las acciones para detener el hampa y para adelantar una revisión profunda del sector militar, quienes serán los que saldrán peor “parados” de todo el desastre nacional.

 

Ex Cónsul de Venezuela en ParísPresidente de Venezuela-Futura, Franciahttps://www.facebook.com/ groups/181289191975263/nelsoncastellano@hotmail.com

Envoyé à partir d’Outlook

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s