GUSTAVO CORONEL: El lenguaje diplomático no barre la basura

La lucha de un país en contra de una minoría armada solo genera tibias palabras de consuelo de la comunidad internacional.

Por Gustavo Coronel.

La ONU dice estar “muy preocupada” por los ataques a la Fiscal General de Venezuela por parte del régimen. El Presidente Santos de Colombia dice estar “mortificado” por la situación venezolana. El Papa dice encontrarse “adolorido” por lo que sucede en Venezuela.  El gobierno español dice que “aspira a promover un diálogo en Venezuela”. Después de decir esto, los abnegados líderes mundiales descansan complacidos por haber “cumplido” con Venezuela.

Mientras tanto los venezolanos muertos sobrepasan el centenar, la mayoría de ellos jóvenes asesinados por el narco-régimen de militares y civiles. La lucha de un país en contra de una minoría armada solo genera tibias palabras de consuelo de la comunidad internacional.

El lenguaje diplomático ha sido con frecuencia un lenguaje de cobardes e hipócritas. Una reunión “fructífera” es aquella que transcurrió sin muchos resultados, después de la cual los asistentes se fueron a cenar en el mejor restaurante de la ciudad. Una reunión “franca” es aquella en la cual hubo hasta palabras subidas de tono. Una “detallada” reunión fue, según dice un analista del New York Times, una que se extendió tanto que se les enfrió el almuerzo.

Sobre Venezuela los clichés se repiten incesantemente: “Deseamos interceder en búsqueda de una solución pacífica”; “reiteramos nuestro propósito de ayudar a llevar a la mesa a las partes en conflicto”.

Estos  clichés nunca toman en cuenta las circunstancias específicas de la tragedia. En Venezuela resulta ofensivo para la gente digna oír hablar de una negociación con los narcos, ladrones y criminales que han arruinado a Venezuela.

¿Es que esta gente diplomática bien vestida, bien alimentada y educada en las mejores universidades del mundo no puede ver la tragedia venezolana en su real magnitud, la cual no debe ser objeto de una negociación entre víctimas y victimarios? ¿Qué le sucede a esta gente cuyas mentes parecen estar repletas de Foie Gras y por ello incapaces de comprender la realidad horrible de nuestro país?

Anhelo ver llegar el día, si es que llega, en el cual el Papa, la ONU, la Unión Europea, la OEA,  el gobierno de USA,  Primeros Ministros y presidentes de los países democráticos del planeta se decidan a llamar las cosas por su nombre, digan que en Venezuela se está llevando a cabo una masacre de la sociedad a manos de una pandilla de narcos y ladrones y tomen las medidas necesarias para acelerar la salida de los narco-asesinos del poder.

Si bien es cierto que la sociedad venezolana permaneció inerte por un largo tiempo, ya no lo está. Hoy está de pie y necesita de la ayuda urgente de los líderes y gentes de todo el planeta, sobre todo los de su región.

Mientras esa ayuda no llegue mis compatriotas seguirán muriendo a manos de asesinos como Raúl Castro, Nicolás Maduro, Diosdado Cabello, Tibisay Lucena, Vladimir Padrino López, Antonio Benavides Torres, Néstor Reverol, Hugo Carvajal. Ramón Rodríguez Chacín, Jorge Rodríguez, Delcy Rodríguez y sus cómplices de Petro Caribe y de ALBA, esos gobiernos que constituyen las cloacas de nuestra América.

¿Es que la gente digna del planeta no puede cerrar filas y hacer valer sus principios, a fin de limpiar el basurero de las Américas?

Sent from my iPhone

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s