1º DIARIO OCCIDENTE ( CALI), EDITORIAL: DOS VISIONES DE UNA MISMA MENTIRA Y 2º LA PAZ DE SANTOS NO ES LA PAZ DE COLOMBIA, Senadora Tania Vega de Plazas

Dos visiones de una misma mentira

26/07/2017

Varios

1. Discurso del 20 de julio: ¿En qué país vive Santos?

Diario Occidente, Cali

Editorial

Más allá del acuerdo con las Farc hay un país con muchos otros problemas, algunos más complejos, que deben ser solucionados.

 Cuando el Presidente habla de Colombia, da la impresión de que se refiere al país de las maravillas. Dos temas marcaron el discurso que pronunció el pasado 20 de julio el presidente Juan Manuel Santos durante la instalación de las sesiones ordinarias del Congreso de la República: el acuerdo con las Farc y Venezuela. Si bien se trata de dos asuntos importantes para Colombia, resulta preocupante que, con tantos problemas que tiene nuestro país, el mandatario se haya concentrado sólo en estas cuestiones, cuando los colombianos esperan respuestas y, sobre todo, soluciones en tantas otras áreas.

 ¿Y la economía? ¿Y la salud? ¿Y la educación? ¿Y la seguridad ciudadana? Claramente hay dos visiones de país: la que tienen el Presidente y quienes hacen parte de su equipo y de su coalición de gobierno, y la que tienen los ciudadanos de a pie, esos millones de colombianos que viven la realidad día a día. Es muy grave que el Jefe de Estado se comporte como si Colombia fuera el país ideal en el que todo quedó resuelto con la firma del acuerdo con las Farc, pues si en verdad eso cree, su último año de gobierno no lo dedicará a resolver los problemas que más afectan la cotidianidad del grueso de los colombianos.

 Más grave aún es que la mayoría del Congreso aplauda, cuando lo que se espera de los legisladores es que, en cumplimiento de sus funciones de control político, llamen al Presidente y a su gabinete a la cordura o, para decirlo en términos coloquiales, a que aterricen. No se trata de demeritar el proceso de negociación con la guerrilla, sino de entender que más allá del acuerdo con las Farc hay un país con muchos otros problemas, algunos más complejos, que deben ser solucionados, y para hacerlo, hay que empezar por reconocerlos.

http://occidente.co/en-que-pais-vive-santos/

24 de julio de 2017

————————————————————————————

2. La paz de Santos no es la paz de Colombia

 

Por Thania Vega de Plazas *

24 de julio de 2017

 En su discurso del 20 de julio el presidente Juan Manuel Santos, presentó una especie de informe de gestión sobre el proceso de la mal llamada “paz” con las FARC y su tarea en temas como infraestructura, vivienda y salud, donde son más las quejas que los aciertos. En la presentación que hizo el presidente ante el Congreso, quedó claro que su vanidad no tiene límites y que su mayor obsesión por entregar el país a las FARC, tenía como único objetivo el de ser merecedor del Premio Nobel de Paz.

 El mandatario afirmó que éste era el primer 20 de julio en paz, como si los ataques de las FARC en el sur del país no existieran; como si las acciones delictivas del ELN fueran cosa del pasado y peor aún; como si Colombia hoy no estuviera sumida en el más vergonzoso crecimiento del narcotráfico que él mismo permitió, cuando suspendió las aspersiones de los cultivos de coca.

 Como lo dijera el ex ministro Fernando Londoño Hoyos en su programa de radio; “el 20 de julio Colombia no celebró su independencia, sino la claudicación frente un puñado de bandidos, que lograron sentados en la Habana, más de lo que en 50 años a punta de fusil consiguieron”. El presidente Santos, repitió el famoso discurso de la “paz” nacional, donde según su teoría, toda Colombia apoya la paz con las FARC, desconociendo como es su estilo, que el 02 de octubre de 2016, un pueblo preocupado por su futuro dijo no a la guerrilla y no al acuerdo de la Habana.

 Pero como si no fuera ya suficiente escuchar sus promesas; se atrevió a felicitar a nuestros hombres de las Fuerzas Armadas, cuando de manera sistemática ha ignorado el clamor de cientos de ellos, presos en las cárceles y Centros de Reclusión Militar. Militares y Policías se sometieron a la Justicia Especial para la Paz, desoyendo nuestra voz que advertía que caerían en manos de una justicia selectiva, revanchista y desproporcionada.

 Decía también el presidente que éste era el congreso de la paz; no señor presidente, falta usted a la verdad; no se puede decir que es un congreso de la paz, cuando ha permitido que se le violen los derechos a las víctimas para en su lugar dar prebendas y facilidades a las FARC, que de matar colombianos pasarán a legislar en el 2018. Hoy cuando escribo estas líneas, millones de compatriotas están sometidos al imperio de las FARC y sus bandas criminales que controlan el narcotráfico, la minería ilegal y la extorsión.

 No se puede hablar de paz, cuando el gobierno nacional es señalado de graves actos de corrupción y favorecimiento con millones de pesos en contratos para los más cercanos amigos del presidente de la República. Decía el mandatario: “Se los digo de verdad y con toda franqueza: ¡Olvídense de mí! Olviden”; que difícil será olvidar un funesto gobierno que se dedicó a gobernar para los terroristas. La paz del presidente Santos no es la paz de Colombia, máxime cuando impuso la voluntad de las FARC, sobre la de un pueblo que rechaza el terrorismo y solo quiere justicia aplicada a los mayores masacradores de la historia de nuestra patria.

*Senadora del Partido Centro Democrática, Bogotá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s