HUMBERTO MAIO NEGRETE: VENEZUELA ESTADO FORAJIDO

EXCELENTE TRABAJO, de mi muy querido amigo Humberto Maio Negrete, que recomiendo leer y difundir con la mayor amplitud. Salud

ALFREDO CORONIL HARTMANN.

Caracas 27 de agosto de 2017. 

 

VENEZUELA ESTADO FORAJIDO

Ya desde hace más de un año numerosos analistas, estudiosos, periodistas y en general todos aquellos que se preocupan de manera seria y muy bien fundamentada sobre el estudio de nuestra situación en todos los órdenes, han alertado insistentemente, sobre el peligro real y cierto que Venezuela se convierta en un estado forajido, fallido, desintegrado y anómico. A mi juicio, no cabe duda que hemos llegado  a esa situación y no se trata de la incapacidad del régimen para cumplir con sus obligaciones elementales.

NO, se trata de la contumacia y empeño absurdo en tratar de imponernos un modelo fracasado universal e históricamente. Se trata de destruir absolutamente todo el legado democrático de civilidad, libertad y convivencia así como destruir también el bagaje o equipo cultural material e inmaterial, con sus virtudes y defectos, que heredamos de nuestra reciente historia republicana, especialmente de los últimos cuarenta años vividos antes de los dieciocho años de oprobio reciente. Peor aún, da la impresión que una pandilla narco criminal se apoderó del país.

Pareciera que el modelo, controlado y dirigido por la mafia narco-comunista internacional no sólo es el Cubano, sino también lo ocurrido en África, luego del proceso de descolonización, en donde se instaló y penetró en todo el continente como “río en conuco” lo que se llamó el socialismo africano, cuyo objetivo primario y fundamental era la quiebra con occidente y la destrucción total de lo que las potencias dejaron-que sí dejaron pese a los graves errores cometidos- sobre todo en lo referente a civilidad, desarrollo institucional e infraestructura de servicios.

Hoy, luego de la descolonización e “independencia”, la mayoría de los países africanos se encuentran desestructurados y desmembrados por  feroces dictaduras, fundamentalismos de distintos signos y luchas tribales que han provocado, en medio de situaciones y caracteristicas muy similares a la nuestra, la eclosión de estados fallidos, como Sudán, Nigeria, Irak, Yemen, Zimbawe (el dictador de ese estado forajido posee una réplica de la espada del libertador que le obsequió el difunto), Etiopía, Burundi, Libia, Eritrea y Somalia, por citar algunos. No en balde, ya la ONU hace más de un año clasificaba a Venezuela entre los diez peores países del mundo.

¿Cuáles serían esas situaciones y características nuestras muy similares a la de los países africanos mencionados? Veamos:

  • Ausencia total e incapacidad absoluta de un Estado con funciones constructivas y transparentes que lidere un esfuerzo nacional, lo que imposibilita la  recuperación del país (Francis Fukuyama. La Construcción del Estado. Ediciones B 2004).
  • Ningún interés en garantizar estabilidad, seguridad, resguardo de nuestras fronteras y seguridad pública.
  • El Estado venezolano ha perdido definitivamente el monopolio legítimo de la fuerza y “ha cedido” en algunos casos y en otros comparte esta prerrogativa, con bandas delincuenciales, pandillas, mafias, grupos guerrilleros, paramilitares y con el narcotráfico y por si fuera poco no existe control de las cárceles, que se encuentran bajo el mando absoluto de los llamados pranes. Además los cuerpos policiales e incluso grupos comandados por militares se han convertido en bandas de hampones muy peligrosas con fuero legal que son utilizadas incluso para reprimir protestas civiles, asesinar y torturar. El caso de la Guardia Nacional Bolivariana, llama la atención.
  • No existe estado de derecho y los poderes judicial, moral, ciudadano, Consejo Nacional Electoral están bajo el control del bandidaje del régimen.
  • La Fuerza Armada Nacional ha sido deformada, penetrada y corrompida, en especial los altos mandos y puesta al servicio como partido político del proyecto del régimen, sin embargo a pesar de ello aún persisten cuadros con verdadero criterio institucional. De no existir una pronta reorientación, este proceso la está llevando hacia su progresiva y definitiva desintegración.
  • Grave escasez de bienes, alimentos y medicinas. Las redes de distribución han desaparecido y son controladas por el régimen, lo que ha provocado desabastecimiento, hambrunas y epidemias, todo ello en medio de problemas económicos de extrema gravedad e incontrolables.
  • El sistema educativo confronta gravísimas deficiencias en todos los niveles. Además de imposibilitarse el acceso a la educación formal, son alarmantes los grados y niveles de abandono y deserción desde el prescolar hasta la educación superior, a lo que se suma la baja calidad en todos los aspectos y deficiencia de medios, recursos y competencias docentes.
  • Absoluta irresponsabilidad con los acuerdos, pactos, compromisos internacionales y deudas contraídas.
  • Corrupción generalizada y despilfarro, y como consecuencia de ello los jerarcas del régimen, sus familiares, socios y allegados, mantienen propiedades y jugosas cuentas, a veces directamente o mediante testaferros, en grandes entidades bancarias internacionales y en paraísos fiscales, todo ello asociado al narcotráfico, el cual ha convertido a Venezuela en epicentro mundial del tráfico y comercio de las drogas.
  • Por si fuera poco, a todo lo anterior se suma la inconstitucional, irrita y falsa configuración reciente de una asamblea nacional constituyente comunal, rechazada por la inmensa mayoría de la población, que no es otra cosa que un definitivo golpe de estado a la legalidad, a la soberanía y a la libertad de la nación.

De la apretada síntesis que antecede, podemos deducir claramente si existen o no existen situaciones y características, que nos ubican y clasifican como estado forajido.

En todo caso, lo que si queda muy en claro es la indudable, necesaria e inexorable condición para que Venezuela se pueda recuperar, que el actual régimen debe salir en lo inmediato del poder. Además, urge la formación de un gobierno de transición que inicie la imperiosa e inaplazable reinstitucionalización democrática y la total reconstrucción nacional. No debe existir diálogo ni negociación posible que no lo contemple…lo demás es cuento  o complicidad.

Humberto Maio Negrete.

Caracas 22 de agosto 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s