HUMBERTO BRICEÑO LEÓN: DESPOTISMO CONSTITUYENTE

DESPOTISMO CONSTITUYENTE
VENEZUELA 2017

por: Humberto Briceño León
I

INTRODUCCION

El despotismo constituyente se asocia histórica y teóricamente
con la Revolución Francesa, su concepción sobre la soberanía
originaria postuló todo el poder para la “asamblea del pueblo”,
no ocultó sus propósitos monopolizadores del poder en el orden
político y efectivamente fue consistente con los planteamientos
teóricos que la acompañaron, en particular con el pensamiento
de Rousseau1
. La Revolución Francesa produjo el “terror” y
desembocó en el imperio napoleónico, la Asamblea Nacional
Constituyente de Venezuela de este año 2017 (ANC 2017) con un
serio e importante déficit de legitimidad democrática2
y con el
visto bueno del Tribunal Supremo de Justicia, concentró todo el
poder del Estado, sin controles ni límites, bajo el mismo manto

1
Jean Jack Rousseau, El Contrato social, Istmo, Madrid, 2004.
2
Briceño León Humberto, Asamblea Nacional Constituyente 2017 vs. Constituyente
Progresiva en Venezuela, en Estudios sobre la Asamblea Nacional Constituyente,
compiladores Allan Brewer C. y Carlos Soto García, Editorial Jurídica Venezolana,
Caracas 2017, 371-380. (Nuestro análisis sobre la legitimidad de la ANC 2017 y el
proceso de construcción de amplio consenso en torno a la Constitución de 1999)
2
de la doctrina de la soberanía popular ilimitada que se desarrolló
en la Europa continental del siglo XVIII.
Es el propósito de este trabajo situar a la ANC 2017 en el marco
de las categorías históricas y teóricas que el constitucionalismo
ha desarrollado. Para este objetivo recurrimos a la clasificación
que de las etapas históricas formula Maurizio Fioravanti3
para el
constitucionalismo y que corresponden a los períodos
primigenio, revolucionario, liberal y a las formas democráticas
que se produjeron durante el siglo XX; sobre esta misma
evolución el jurista español Manuel García Pelayo4
destaca a la
Constitución estamental, al Estado absolutista, al Estado liberal y
al Estado liberal democrático.

II

CONSTITUCIONALISMO

El constitucionalismo primigenio partió de la Constitución
estamental, sufrió un proceso evolutivo durante la Edad
Moderna por lo menos hasta el siglo XVIII, no desarrolló el
principio de igualdad en el sentido contemporáneo, sus límites
no fueron impuestos para proteger los derechos de los
individuos en abstracto, más bien para tutelar la libertad y la
autonomía de especificas esferas corporativas, de sus privilegios
locales o estamentales, así llego a pretender limitar e impedir el
absolutismo político que se estructuró a partir de pactos y
acuerdos entre poderes locales, corporativos, sectoriales y

3
Fioravanti Maurizio, Constitucionalismo. Experiencias históricas y tendencias actuales,
Trotta, Madrid, 2014.
4Manuel García Pelayo, Derecho constitucional comparado, Alianza, Madrid 1984, 120-
125.
3
territoriales. Representó el origen de este pensamiento Jean
Bodino5
quien de modo embrionario planteó la noción de
soberanía refiriéndose a la los poderes soberanos del Monarca.
En esta fase del constitucionalismo Nicolás de Maquiavelo6
planteó también en el orden teórico el principio de la “igualdad
civil” no entre los individuos, más bien para las fuerzas y sectores
actuantes en este proceso, los cuales se reconocieron
mutuamente espacios proporcionados. Por su parte Giovanni
Botero7
en su “Razón de Estado” formuló en el siglo XVI
principios destinados a explicar y conformar los pactos
estamentales del Estado Absolutista, también se ocupó de
formular técnicas ordenadoras destinadas a la adquisición y
mantenimiento del poder por el poder. Se avanzó y a mediados
del siglo XVIII Montesquieu8
desarrolló la idea de la libertad que
garantizó la ley positiva, propugnó una forma moderada y
equilibrada de gobierno entre los poderes actuantes también
contraria al despotismo monárquico.
El constitucionalismo revolucionario se alejó del pasado y
concibió un solo poder plenamente soberano para los individuos
radicalmente iguales entre sí, en abstracto, para el pueblo.
Tomas Hobbes9
en la segunda mitad del siglo XVII publicó “El
Leviatan” contra el germen de la disolución de todo el orden
político que debía refundarse con la Constitución al decidir los
individuos salir racionalmente del estado conflictivo de
naturaleza y reconocer a un soberano a través del artificio de la

5
Jean Bodino, Los seis libros de la República, Tecnos, Madrid, 2006.
6Nicolas Maquiavelo, Discursos sobre la primera decada de Tito Livio, Alianza, Madrid,
2000
7Giovanni Botero, La Razon de Estado y otros escritos, Universidad Central 1de
Venezuela, 1962.
8Montesquieu, El Espiritu de las Leyes, Tecnos, Madrid, 2007.
9
Thomas Hobbes, El Leviatán, Alianza, Madrid, 1999.
4
representación como unidad ordenadora, es decir, como pueblo
sin el cual así concebido no existiría Constitución, pretendió no
privilegiar voluntad particular alguna en el plano de una
igualdad que garantizase el derecho de todos, formuló su idea de
igualdad como proveniente de la voluntad general concretada en
la ley como expresión de la soberanía de la Nación como orden,
consecuentemente afirmó que una voluntad distinta a la del
legislador crearía una intolerable confusión en torno a los
poderes soberanos. Para J. J. Rousseau10 el legislador impone la
igualdad, expresa la voluntad general representada por el pueblo
soberano, conservándola permanentemente sin que ninguna
Constitución pudiese contrarrestar su voluntad, sin que pudiese
confiarse esa misma tarea al equilibrio de poderes. John Locke11
evolucionando hacia el liberalismo y criticando este
constitucionalismo revolucionario parte también de la idea del
estado de naturaleza del individuo pero no conflictivo sino capaz
racionalmente de limitar sus pretensiones y reconocer los
derechos de los demás, así concibió al legislador aunque
“supremo” limitado, consecuente con su idea sobre los derechos
como preexistentes o preestatales, negó de este modo que una
asamblea pudiese acumular todo el poder ya que se abriría la
posibilidad del despotismo peligrando la Constitución y los
derechos individuales, postuló también la necesidad de un juez
imparcial que resolviese las controversias y de un ejecutivo quien
debía hacer cumplir las sentencias. Kant asumió la idea de los
derechos como naturales, la voluntad general de Rousseau, y el
principio de soberanía de Hobbes, el principio de libertad, de
igualdad y de separación de poderes contra el despotismo, esta
misma Revolución Francesa según Kant en su fase jacobina,

10Rousseau (n. 1).
11Fioravanti(n.3), 34.
5
como observa Fioravanti12, planteó una democracia que no es
capaz de darse una Constitución equilibrada lo que deviene en
despotismo al centralizar todo el poder en la asamblea de
representantes del pueblo soberano. Un pensador destacado de
la Revolución Francesa es sin duda Emmanuel Sieyes (1748-1836)
quien postuló la noción de soberanía originaria del puebloNación
y también la utilidad de la representación para la
formación de la voluntad general. Al producirse durante esta
época la Revolución de independencia Americana y el principio
de supremacía constitucional, concluye Fioravanti13
: “Una
democracia que pretendiese crecer y desarrollarse fuera de la
Constitución habría terminado por revertirse, una vez más, de
omnipotencia, incluso bajo las seductoras formas de la soberanía
del pueblo.” El elemento jacobino de la Revolución Francesa
postuló el poder del pueblo soberano para cambiar en cualquier
momento la Constitución, convirtiendo así las revoluciones en
una “fabrica” de constituciones inestables, de este modo el
artículo 28 de la Declaración de derechos jacobina de 1793
estipuló: “Un pueblo siempre tiene el derecho de revisar, de
reformar y de cambiar su constitución.” Esta postura dejó a los
derechos y garantías en la esfera del conflicto político entre las
cambiantes mayorías, incapaces de producir una Constitución
estable, se pasó del absolutismo del monarca al despotismo de la
Asamblea constituyente. El británico Burke14 en 1790 criticó
severamente la Revolución Francesa al observar en la Asamblea
constituyente una forma de auténtico despotismo, en Francia
Constant15 en 1815 propuso la reelaboración del principio de

12Fioravanti, (n.3), 38.
13Fioravanti, (n.3), 42.
14Edmund Burke, Reflexiones sobre la Revolución en Francia, Alianza Madrid, 2003.
15Benjamin Constant, Principios de la Política, Liberty Fundation, Madrid 2010.
6
soberanía popular, la propuso limitada por los derechos
individuales contra la arbitrariedad.
La expansión del constitucionalismo liberal cabalgó con el siglo
XVIII y se aproximó a la noción de soberanía del Estado como
órgano, se apartó de la idea de la soberanía ilimitada exclusiva
del pueblo, negó todo principio político dirigido a imponerse
unilateralmente y rechazó dependiera la existencia de los
derechos de una Asamblea constituyente, los derechos debían
ser protegidos por la ley del Estado, garantizando la Constitución
que el poder de esa ley fuese limitado. El racionalismo liberal16
quería destruir el misticismo estatal del absolutismo divino de la
monarquía, y este liberalismo constitucional identificó la libertad
individual con la “separación de poderes”. Para Manuel García
Pelayo17 es John Locke el fundador de la teoría liberal de los
derechos individuales correspondiendo para este jurista la
salvaguardia de esos derechos naturales, innatos e inviolables, al
Estado. Georg Jellinek18 en 1900 planteó su concepción de los
poderes como jurídicamente regulados por la Constitución
rechazó los poderes políticos sin límites formales y sustanciales
contra aquella concepción que si bien negó la soberanía del
monarca permitió otra absoluta la del pueblo y sus
representantes. Este jurista19presentó su teoría de los órganos
del Estado en abstracto, la de su personalidad jurídica, la del
Estado de derecho como respuesta a la necesidad de los estados
europeos de estabilidad política a partir de finales del siglo XVIII
y de este modo ató la existencia del Estado a la existencia de la

16Karl Loewenstein, Teoría de la Constitución, Ariel, Barcelona, 1965, 56.
17Fioravanti,(n.3), 150.
18Georg Jellinek, Teoría General del Estado, Fondo de Cultura Económica, México,
2004.
19Ibid.
7
Constitución, no habría Estado sin Constitución pero tampoco
Constitución sin Estado que regular. Por su parte el maestro
Manuel García Pelayo20nos dice que el Estado liberal recogió los
valores, fundamentales en su opinión, de la libertad y la igualdad
en el marco de una concepción individualista, concibió este
Estado como instrumento para hacer efectivos esos valores que
garantizaría la esfera de libertad personal frente al poder del
Estado. Este constitucionalismo liberal entró en relación con la
democracia y extendió los derechos a los políticos y sociales. El
liberalismo significó la libertad frente al Estado, la salvaguardia
de los derechos de las minorías; la democracia la voluntad de la
mayoría y la posibilidad de participación en el Estado21
.
Las contemporáneas constituciones democráticas se producen
en el siglo XX, las alemanas de Weimar de 1919 y la Ley
Fundamental de 1949, las francesas de 1946 y 1958, la italiana
en 1948 y desde luego la española de 1978. Es centro de este
constitucionalismo22 el que todos los poderes incluidos aquellos
que derivan directamente del pueblo estén limitados, para ello
ha sido esencial el control judicial de la Constitución. De este
modo se pasó de aquel constitucionalismo jacobino del siglo
XVIII, débil, modificable constantemente por el pueblo, al liberal
para llegar al constitucionalismo democrático del siglo XX, a la
noción de Constitución rígida cuyos principios fundamentales
resultan irremplazables. Se evoluciona hacia una democracia
pluralista según Kelsen23quien sostuvo el principio de las
mayorías como producto del concepto de libertad política no de
libertad natural, pues presupone, por concepto, el de minoría, el

20García Pelayo, (n.4),141-147.
21García Pelayo, (n.4)199.
22Fioravanti, (n.3), 54.
23Hans Kelsen, Teoría General Del Estado, Nacional, Mexico, 1959, 412.
8
derecho de aquella mayoría implica la existencia de la minoría a
la que en consecuencia se debe protección. En esta época se
reconcilió constitucionalismo y democracia, se incorporaron los
derechos plurales, sociales y políticos avanzando hacia la idea de
Constitución en el plano supranacional no solo en la Comunidad
Económica Europea también en Latinoamérica en donde se ha
ido conformando una perspectiva constitucional común
vinculada a la democracia y a los derechos humanos, lo que nos
indica hoy un proceso de transformación de la propia noción de
soberanía y que probablemente se dirija a una suerte de Tratado
Constitucional Latinoamericano que trataremos en otro estudio.
La evolución del constitucionalismo que hemos referido no se
presentó en la historia vivida en etapas que podamos trazar con
fronteras temporales precisas ni estrictamente compactas, ha
sido más bien un proceso histórico que ha tenido marchas y
contramarchas, avances y retrocesos.
Sin embargo, observamos en esa trayectoria histórica líneas
claras que indican desde finales de la edad media pasando por la
época moderna y llegando en la edad contemporánea, el
proceso contra el despotismo y por ello del control del poder, el
fortalecimiento de la unidad política estatal, el fortalecimiento
de la igualdad y de la libertad, de aquella que al inicio se atribuyó
a los estamentos corporativos, luego a la individual y a la
ciudadana. También se muestra la evolución de la noción de la
soberanía, desde la del monarca a la del Estado-Nación, de esta a
la despótica popular e ilimitada para avanzar a la limitada por la
constituciones. El camino continuó y contemporáneamente
llegamos al principio rígido de supremacía constitucional que
resguarda su efectividad por medio del control judicial de las
cartas fundamentales democráticas de hoy en día.
9
III
ASAMBLEA NACIONAL CONSTITUYENTE 2017 EN VENEZUELA
La ANC 2017 fue convocada por el Presidente de República el 1
de Mayo de este año 201724
, para ello sostuvo tener la facultad
para “La iniciativa de convocatoria” que en su criterio le confiere
el artículo 34825 de la Constitución vigente de 1999. Por su parte
el artículo 34726 de esa misma Constitución, también
incorporado al exordio de la convocatoria presidencial, prescribe
al pueblo como depositario del poder constituyente originario y
en ejercicio de ese poder “…, puede convocar una Asamblea
Nacional Constituyente”. En la convocatoria se afirmó a la ANC
2017 “como Poder Constituyente Originario,…” y se declaró “…,
su voz suprema,…”.27 De ese modo el Presidente impuso la
supremacía de ese poder y con ello la ausencia de límite alguno,
excluyó la Constitución vigente como límite y concentró todos
los poderes incluidos los ejecutivos, legislativos, judiciales y
electorales.
En efecto, de la ANC 2017 han emanado actos que demuestran
su vocación despótica: (i) el decreto de las bases comiciales para
su elección28 en el que estableció un sistema territorial y

24Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela No 6.295, 1 de Mayo 2017.
25Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, Gaceta Oficial No
36.860, 30 de diciembre de 1999, artículo 348:” La iniciativa de convocatoria a la
Asamblea Nacional Constituyente podrá hacerla el Presidente de la República en
consejo de Ministro;…”
26Ibid. Artículo 347: “El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente
originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional
Constituyente con el objetivo de transformar al Estado, crear un Nuevo ordenamiento
jurídico y redactor una nueva Constitución”.
27Gaceta Oficial, (n.24).
28Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, Decreto de bases comiciales
para la elección de la ANC 2017, 23 de mayo 2017, No 41.156
10
sectorial de selección corporativo controlado, al respecto el
catedrático Ramón Escovar León29 hizo un estudio en el que
demuestra la manipulación antidemocrática, oportunista e
inconsistente que la Revolución Bolivariana ha dado a la noción
de pueblo y por su parte el constitucionalista venezolano Juan
Manuel Raffalli hizo un destacado análisis sobre esas bases
comiciales que aparece en la misma publicación que antes se
citó; (ii) removió
30 a la Fiscal General de la República y la
sustituyó
31 designando a uno provisional en violación a todos los
procedimientos que la Constitución de 1999 estableció; (iii) dictó
la “Ley Constitucional de la Comisión para la Verdad, la Justicia,
la Paz y la Tranquilidad Pública”32 que prescribe como parte de
su competencia declarar la responsabilidad moral y política de
las personas e instituciones responsables; (iv) decretó las normas
para dictar medidas sobre la competencia, funcionamiento y
organización de los órganos del poder público33 pretendiendo
subordinarlos, someterlos y de este modo obligarlos a cumplir
los mandatos que emanen de la ANC 2017.

29Ramón Escovar León, Noción de pueblo en las bases comiciales y la sentencia de la
sala constitucional, en Estudios sobre la Asamblea Nacional Constituyente,
compiladores Allan Brewer y Carlos Soto García, Editorial Jurídica Venezolana, Caracas.
2017, 465-479. En esta misma publicación: José Manuel Raffalli, El veneno escondido
en la bases comiciales, 409-479.
30Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, Decreto constituyente de
remoción de la Fiscal General de la República, 5 de agosto 2017, No 6.322.
31Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, Decreto constituyente de la
designación provisional del cargo de Fiscal General de la República, 5 de agosto 2017,
No 6.322.
32Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, Ley Constitucional de la
Comisión para la Verdad, la Justicia, la Paz y la Tranquilidad Pública, 8 de agosto del
2017, no 6323
33Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, Normas para garantizar el pleno
funcionamiento institucional de la Asamblea Nacional Constituyente en armonía con los
poderes públicos constituidos, 8 de agosto del 2017, No 6.323.
11
La Constitución de Venezuela de 196134 al igual que la de
199935 fue rígida en el sentido de que ambas prohíben pudiesen
ser remplazadas por medios distintos a los que ellas mismas
prevén para ese fin. La de 1999 previó a la Asamblea
Constituyente como medio para su sustitución pero impuso,
como vimos, un procedimiento para su convocatoria y tareas, así
su artículo 34736 reservó su convocatoria al pueblo y el 34837
acordó la iniciativa para su convocatoria entre otros al
Presidente de la República quien la convocó apartándose así de
la formula constitucional prevista para su reemplazo. Basta
observar, para establecer correspondía al pueblo su convocatoria
a través de un referendo consultivo que el primer artículo antes
referido, el 347, dice: “El pueblo de Venezuela…puede convocar
una Asamblea Nacional Constituyente” y el siguiente, el 348: “La
iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional
Constituyente”. Pues bien, es expreso, una cosa es la
convocatoria que corresponde al pueblo y otra la iniciativa de
convocatoria, el propio constituyente usó en dos disposiciones,
una seguida de la otra, términos distintos, lo que significa que
quiso decir dos cosas distintas. Es decir, una es la convocatoria
que hace el pueblo y otra la iniciativa para su convocatoria que
puede hacer entre otros el Presidente de la República. El

34Constitución de la República de Venezuela de 1961,Gaceta Oficial Ext. No 662, 23 de Enero
de 1961, Artículo 250: “Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por
acto de fuerza o fuere derogada por cualquier otro medio distinto del que ella misma dispone.
En tal eventualidad, todo ciudadano, investido o no de autoridad tendrá el deber de colaborar
en el restablecimiento de su efectiva vigencia”.
35Constitución de la República Bolivariana de Venezuela de 1999, Gaceta Oficial No 36.860, 30
de diciembre de 1999. Artículo 333: “Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare
de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio
distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana
investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su
efectiva vigencia.”
36 Gaceta Oficial, (n.26).
37 Gaceta Oficial, (n.25).
12
profesor Allan Brewer38
en su reciente monografía expone
detalladamente la inconstitucionalidad de la mencionada
convocatoria.
La Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia39
aprobó la tesis según la cual no requería la señalada
convocatoria de referendo consultivo al pueblo para consultarle
si quería una Asamblea constituyente como se había hecho bajo
la vigencia de la Constitución de 1961. Para autorizar la ANC
2017, ésta misma sentencia adhirió el criterio del Presidente de
la República al declarar su carácter supraconstitucional e
ilimitado, de este modo afirmó: “En conclusión en el debate
constituyente prevaleció la tesis de acuerdo con la cual la
Constitución no puede limitar la Asamblea Constituyente, pues,
al ser ésta la expresión directa de la soberanía popular, no
admitía limitaciones.” La misma sentencia que comentamos citó
varias veces como precedentes judiciales que confirmó las que
en 1999 la entonces Corte Suprema de Justicia dictó estando
vigente la Constitución de 1961. Estas decisiones judiciales
emanadas en vigencia la Constitución de 1961 autorizaron la
Asamblea Constituyente de 199940
y admitieron su naturaleza
supraconstitucional e ilimitada. En efecto, el 19 de Enero de 1999
la Sala Político Administrativa41 de aquella Corte Suprema de

38Allan Brewer C, La Inconstitucional convocatoria de una Asamblea Nacional
Constituyente 2017, en Estudios sobre la Asamblea Nacional Constituyente,
compiladores Allan Brewer y Carlos Soto García, Editorial Jurídica Venezolana, Caracas
2017, 24-40.
39Tribunal Supremo de Justicia, Sala Constitucional, Sentencia No 378, 31 de mayo del
2017.
40Briceño León Humberto, Génesis del Autoritarismo del siglo XXI en Venezuela
Constituyente de 1999, en Estudios sobre la Asamblea Nacional Constituyente,
compiladores Allan Brewer C. y Carlos Soto García, Editorial Jurídica Venezolana,
Caracas 2017, 125. (Nuestro análisis sobre la Asamblea Constituyente de 1999).
41Corte Suprema de Justicia de Venezuela, Sala Político Administrativa, Junta Directiva para la
Fundación de los Derechos Humanos, sentencia No 17, 19 de Enero 1999.
13
Justicia sentenció claramente al referirse al Poder Constituyente:
“Es inmanente a su naturaleza de poder soberano, ilimitado y
principalmente originario, el no estar regulado por las normas
jurídicas que hayan podido derivar de los poderes constituidos,
aun cuando éstos ejerzan de manera extraordinaria la función
constituyente.” Dos meses después, el 18 de Marzo de ese
mismo año 1999, la Sala Político Administrativo42 de aquella
misma Corte intentó establecer tímidos límites a la Asamblea
Constituyente al señalar: “En consecuencia, es la Constitución
vigente [la de 1961] la que permite la preservación del Estado de
Derecho y la actuación de la Asamblea Nacional
Constituyente,…” Finalmente, con 5 votos salvados y 10 a favor,
la Corte en Pleno43 de la hoy extinta Corte Suprema de Justicia el
14 de octubre de ese mismo año 1999 abandonó por completo la
idea de límites al pronunciarse en torno a la impugnación del
Decreto de la Asamblea Nacional Constituyente del 12 de agosto
de 1999 que declaró la reorganización e intervención de todos
los órganos del Poder Público, así sentenció: “…, es claro que la
Asamblea Nacional Constituyente, no es un poder derivado, pues
su función de sancionar una nueva Constitución implica el
ejercicio del Poder Constituyente, el cual no puede estar sujeto a
los límites del orden establecido, incluyendo la Constitución
vigente. Así lo dice la sentencia de la Corte Suprema de justicia
en Sala Político Administrativa de fecha 19 de Enero de 1999….”

42Corte Suprema de Justicia de Venezuela, Sala Política Administrativa, Gerardo Blyde vs.
Resolución No 990217-32 del Consejo Nacional Electoral, sentencia No: 271, 18 de Marzo
de1999.
43Corte Suprema de Justicia, Sala Plena, Presidente de la Cámara de Diputados vs decretos 25 y
30 de la Asamblea Constituyente, 14-10-99, Exp. 1110,votos salvados: Grisanti, Harting, La
Roche, Rondón, y Ramírez, accesible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=19750217
14
IV
LA DOCTRINA DEL DESPOTIMO CONSTITUYENTE
La concepción de despotismo44 que presentamos proviene de
Montesquieu, Locke, Kant, y Burke entre otros y se refiere
esencialmente al fenómeno que estudiamos. Estos tratadistas
calificaron a las asambleas constituyentes de la Europa
Continental del siglo XVIII, de la Revolución Francesa, como
nuevas formas de auténtico despotismo que se oponían a las
constituciones republicanas. Indicaron los autores antes
mencionados que por efecto de haberse acordado a los
representantes y mandatarios del pueblo todo el poder sin
límites se generó el despotismo.
Según Loewenstein45el gobierno de Asamblea es el más
desacreditado de todos, fue aplicado conscientemente por
primera vez en la Revolución Francesa y se le considera
responsable de la dictadura de Robespierre y del terror, lo
sucedió también el imperio napoleónico y posteriormente
resurgió en la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S)
estalinista.
Este tipo de despotismo, según el autor antes citado46, aparece
accidentalmente en la historia en la época del “Parlamento
Largo” en Inglaterra 1640-1649 época en la que gobernó ese
parlamento absolutista como único detentador del poder hasta
que triunfó Cromwell y el ejército. Durante la Convención en la
Revolución Francesa se impuso ese tipo de gobierno, y en 1793
se dictó la Constitución jacobina de Condorcet que fue

44Fioravanti, (n.3), 29-35-38-39-44.
45Loewenstein,(n.9),97-103.
46Ibid.
15
suspendida antes de entrar en vigencia aun cuando en la práctica
los revolucionarios de la Convención se ajustaron a esas
directrices constitucionales. Este tipo de gobierno47 de Asamblea
electa por el pueblo asumió el dominio absoluto y así sometió
todos los poderes del Estado, ningún órgano estuvo autorizado
para interferir en el monopolio del poder que ejerció esa
Asamblea, la Convención cayó bajo la dictadura de sus más
activos comités y al final en la de Robespierre.
Luego Napoleón Bonaparte ocultó su imperio tras una “fachada
decorada cuidadosamente al estilo de la anterior Revolución
Francesa”48 para formar su liderazgo autoritario revistió su
monopolio del poder con instituciones con apariencia
democrática, impulsó en 1799 el establecimiento de no menos
de cuatro Asambleas, luego fueron eliminadas y se acudió al
Senado como instrumento exclusivo de Napoleón compuesto por
partidarios del régimen del Emperador. El bonapartismo veneró
el principio electoral, sagrado para la Revolución, se instauró un
sistema indirecto extremadamente complicado, piramidal de
elecciones escalonadas que aseguraron el monopolio imperial
del poder. De éste modo construyó Napoleón un sistema
constitucional autoritario adornado con un disfraz democrático.
También Napoleón intentó legitimar democráticamente su
dominio autoritario al someter sus tres constituciones a
plebiscito popular en 1800, 1802, y 1804.
Posteriormente destaca en la historia el resurgimiento del
gobierno de Asamblea con la Constitución estalinista de 1936 en
la U.R.S.S. y también su preferencia por el plebiscito. La
Constitución soviética formó un gobierno de Asamblea, la del

47Ibid, 98.
48Ibid.82.
16
Soviet Supremo de la U.R.S.S., electo con base en una lista única
altamente controlada por delegados a su vez electos, quienes
también lo fueron por otros delegados y así sucesivamente hasta
la elección del Soviet Supremo. Su omnipotencia en la práctica se
delegó en el “Presídium” el cual es el comité permanente del
Soviet Supremo, de este modo Stalin se convirtió en “dominador
absoluto”49 desde 1941 hasta su muerte en 1953. Ésta estructura
se levantó sobre la concepción del partido único monolítico y su
grupo dirigente integrado en el Comité Central del Partido, una
situación que según Loewenstein50 tiene su modelo en el control
que los jacobinos ejercieron sobre la Convención.
V
CONCLUSION
Más de dos siglos de retraso muestra la doctrina constitucional
que la ANC 2017 y sus partidarios han impuesto a Venezuela. El
despotismo constituyente que despliega es un regreso al
constitucionalismo jacobino del XVIII de la Revolución Francesa
que en su origen fue una masiva revuelta popular contra el
oprobio y dispendio ilimitado de su monarquía pero que fue
seguida por el Terror y el Imperio; también se reprodujo y tuvo
posteriores reediciones, la del Gobierno de Napoleón Bonaparte
y el constitucionalismo estalinista de la U.R.S.S.
La ANC 2017 monopolizó y concentró todos los poderes en sus
manos, abandonó la doctrina de separación de poderes,
desmontó los principios republicanos regresando al absolutismo
tiránico, desarmó la unidad política que requiere para su
funcionamiento el Estado, se declaró a sí misma

49Ibid, 102.
50Ibid, 102.
17
supraconstitucional e ilimitada, también lo hizo como hemos
visto el Presidente de la República y el Tribunal Supremo de
Justicia y excluyó todo tipo posible de control real sobre sus
actos y voluntad.
No creemos en leyes inexorables de la historia pero nos
preocupan las alertas que nos indica, el Terror francés, el
dominio dictatorial del Imperio napoleónico y el cruento blindaje
estalinista contra la libertad y la democracia. Venezuela está hoy
frente a esta alerta, una Nación sin Constitución ni democracia,
sin Estado de Derecho y amenazada la libertad, en suma bajo el
régimen despótico del siglo XXI.
Humberto Briceño León
http://www.humbertobriceno.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s