CARLOS JOSÉ SARMIENTO SOSA: DIALOGO Y NEGOCIACION

DIALOGO Y NEGOCIACION

https://www.google.co.ve/search?q=caricaturas+dialogos+de+paz&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwjEvN-xgqrWAhVBQJoKHS11AboQ_AUICigB&biw=1366&bih=638#imgrc=KF3bKS8IVOuJlM:

 

Suena ingenuo pensar que un autócrata o dictador esté dispuesto a dialogar cuando su agenda política es mantenerse en el poder por medio de la fuerza, incluyendo el costo que pueda implicar la violación de los derechos humanos, sin importarle la opinión de sus adversarios, o la de la audiencia pública internacional.

Ahora bien, qué es el diálogo? Parece importante contestar esta pregunta porque el sustantivo tiene varias acepciones:

Diálogo es la conversación entre dos personas que exponen sus ideas alternativamente, y se le conoce también como coloquio y monólogo.

Diálogo es también la discusión sobre un asunto o sobre un problema con la intención de llegar a un acuerdo o encontrar una solución.

Finalmente, en la literatura, en prosa o en verso, el diálogo se caracteriza porque dos o más personajes conversan y discuten acerca de varios temas, generalmente de tipo filosófico o didáctico.

Pero hay una coloquial acepción y es aquella con la que se califica la conversación en la que los participantes no siguen una lógica con respecto a los temas y argumentos de los demás. Es lo que se denomina DIALOGO DE BESUGOS o DIALOGO DE SORDOS.

A mi entender esta última es la apropiada cuando se da una conversación política en la que el autócrata o dictador simple y llanamente no tiene interés en tratar con sus adversarios, en cuyo caso quien busque el diálogo en esas condiciones estará perdiendo el tiempo.

Quizás lo aconsejable sería que, quien quiera que un autócrata o dictador cambie sus políticas, opte por la negociación, es decir, el proceso por el cual las partes interesadas resuelven conflictos, acuerdan líneas de conducta, buscan ventajas individuales y/o colectivas, procuran obtener resultados que sirvan a sus intereses mutuos. Pero, para ello, el negociador debe prepararse adecuadamente, así como estar seguros de lo que se va a negociar y nunca perder el enfoque.

ADVERTENCIA: Esta reflexión fue publicada en REFLEXIONES A ULTIMOS DE FEBRERO 2014, vale decir, hace más de 3 años. Se reproduce por considerar su texto plenamente vigente. La caricatura incorporada es actual.

————————–

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s