Prostitutas venezolanas: producto de exportación, por Por Maibort Petit | @maibortpetit

Go to the profile of Maibort Petit

Prostitutas venezolanas: producto de exportación

La crisis económica y la inseguridad empujan a buscar opciones para sobrevivir y ejercer la prostitución se ha revelado una manera rentable de ganar en dólares. Muchas venezolanas cruzan hasta países vecinos o se han convertido en asiduas visitantes de otros destinos para sumarse al mercado del sexo. No se sabe cuántas son, pero la cantidad aumenta a medida que se profundiza la crisis y el hambre en la cuna del socialismo del siglo XXI

Por Maibort Petit | @maibortpetit

La grave crisis económica, política y psicológica está rompiendo los parámetros sociales de los ciudadanos venezolanos. La necesidad ha llevado a las mujeres a traspasar las fronteras no solamente geográficas sino mentales, ofreciendo su cuerpo a clientes en varias ciudades del mundo para conseguir dinero para mantener a sus familias que padecen hambre y miseria. Venezuela ha empezado a exportar a sus mujeres, ya no como reinas de belleza sino como profesionales del sexo, convirtiéndose en un producto del fracasado modelo económico que impuso la dictadura de Nicolás Maduro.

Daniela tiene 26 años, nació en Caracas en una de las barriadas populares del oeste capitalino, estudió solo hasta el primer año en la universidad pues llegó un momento en el que, sencillamente, no pudo seguir haciéndolo dada la estrechez económica a la que estaba sometida. Con dos hijos a cuestas y una madre enferma, no le quedó más remedio que salir a buscar un trabajo que le permitiera hacerle frente a la inflación que azota a Venezuela. Lamentablemente, las alternativas laborales disponibles en nada le permitían burlar la miseria en que estaba sumida su familia.

-Un día estaba buscando empleo en el local de un amigo en el CCCT [Centro Comercial Ciudad Tamanaco, ubicado al este de Caracas] y de pronto me abordó un señor que suele ir a ese negocio y me dijo que con este cuerpazo por qué no me iba a buscar trabajo arriba en la “agencia de modelos”. Le pregunté: ¿Cómo? ¿Modelo yo? Y el hombre me dijo: Sí, tú sirves… Le pedí la dirección y fui de inmediato a ver de qué se trataba y me ofrecieron el empleo que me permitió conseguir el dinero para alimentar a mi familia.

 Daniela confiesa que junto a otras seis chicas viaja a Aruba trimestralmente para prestar servicios como dama de compañía y prepago en la isla. “Llegamos y nos recibe el ‘encargado’ que nos lleva a apartamentos privados, unos tienen cámaras de grabación que parecen un estudio de televisión, otros están amueblados muy bonitos y tienen licor para los clientes. Hay otro servicio que se presta directo en las habitaciones de la zona hotelera”, dice.

-Cuando empezamos el “trabajo” nos ponemos en cuartos diferentes, bien sexys y nos piden que tenemos que complacer a los clientes y hacer todo los que nos piden. Hay hombres generosos que hablan diferentes lenguas que por lo general no entendemos. Una se pasa una hora o media hora o lo que dure el servicio y luego nos tenemos que asear para recibir al otro.

-¿Cuántos clientes reciben por día de “trabajo”?

-Todo depende hay veces que son 6 o 7, otros días son 10 y unos días que nos va mal son 3 o 4. Por cada servicio que prestamos, y dependiendo del tiempo del mismo, nos pagan más.

-¿Cómo te sientes?

-El primer día que hice este trabajo me sentí sucia, como un pedazo de carne que la gente puede tocar por unos centavos. Sentí asco y quería salir corriendo, pero luego pensé que la razón de mi decisión era el hambre de mi familia. Hay un momento en que me dije a mí misma: o lo hago o me muero de hambre. Y me llené de fuerzas para seguir. Hoy en día puedo pagar la comida de mi familia, los servicios, y hasta me queda dinero para comprar ropa, zapatos y para llevar a mi hija al cine.

Aruba es la meca de los proxenetas venezolanos que han visto en la crisis y en la abundancia de mujeres dispuestas a vender sus cuerpos en dólares, la fórmula perfecta para llenar sus bolsillos sin esfuerzo propio.

Son muchas las jóvenes que caen en las manos de los explotadores sexuales que cobran a los clientes elevadas tarifas por los servicios prestados por las muchachas que, al final, solo reciben un porcentaje inferior al 20 por ciento del ingreso que generan.

Sí, desafortunadamente, la historia de Daniela lo es la única.

Rosa María se siente culpable, aunque su familia la acepta y agradece el sacrificio que está haciendo para sobrevivir al caos que ha creado la revolución chavista. Asegura que llegó a la agencia del CCCT por medio de una amiga que conoció en la universidad. “Era mi compañera en varias materias y un día compartimos fuera de la UCV y fue cuando le conté mi desgracia. Ella me invitó a entrar al grupo de chicas que viajan a Aruba y por cada viaje que se hace, que dura dos o tres meses, uno vive cuatro o cinco meses tranquila”.

-El primer día fue un horror. No pude hacerlo y el hombre que me recibió me dijo que si no cumplía con el trato me tocaba pagar caro mi irresponsabilidad. Me sacó las cuentas y fue cuando hice mis matemáticas y no me quedó más remedio que hacer el sacrificio de acostarme con varios hombres al día. Unos son sencillamente asquerosos, pedantes, irrespetuosos, sucios. Sin embargo me he conseguido con caballeros que me han tratado bien y me han dado dinero extra a la tarifa que le pagan a la “agencia”.

Pero el asunto se ha ido complicando en la medida en que han arreciado los mecanismos de seguridad respecto a la entrada a la isla de Aruba, pues los organismos migratorios cada vez son más exigentes y acuciosos. “La situación se ha puesto difícil para nosotras. Los jefes tienen contactos con ‘chivos’ de allá, pero aun así ya no nos sentimos tan seguras como antes. Yo suelo viajar y quedarme de dos a tres meses para que me rinda. Por lo general, no saco el dinero completo porque me da miedo que luego de haber trabajado tanto me lo vayan a robar. Todos los pagos son en efectivo y es duro cargar tanto billete contigo y llegar a Maiquetía. Aunque nos cuidan — para eso pagamos — solemos tomar precauciones cuando llegamos a Caracas.

A pesar de que los proxenetas pagan sobornos a las autoridades, de acuerdo a lo que aseguran las entrevistadas, en Aruba se ha venido incrementando la deportación de prostitutas venezolanas. Un reporte del gobierno de la capital de la isla, Orangestaad, asevera que en los últimos dos meses se han capturado y deportado más de una docena de mujeres venezolanas que se dedicaban a la prostitución.

Las jóvenes detenidas proceden de los estados Falcón, Carabobo, Aragua, Táchira, Distrito Capital y otras regiones del país y sus edades están comprendidas entre los 22 y los 27 años, dice el comunicado de las autoridades de inmigración de la isla en el que se advierte que las deportadas tiene prohibición de ingresar a Aruba en un lapso que oscila entre los 6 meses y los cinco años.

A otra isla

Curazao recibe a diario mujeres provenientes del estado Falcón, Zulia, Mérida y Trujillo. Casi siempre llegan por recomendación de alguien que las conecta con las supuestas agencias, unos negocios que no son otra cosa que centros donde se explotan a las jóvenes venezolanas que huyen de la crisis económica.

La mayoría son menores de 25 años, dice José Landaeta, un hombre que trabaja en una empresa de vigilancia y le ha tocado observar varios eventos que han ocurrido en los hoteles donde las mujeres prestan servicios.

“Siempre veo a esas muchachas jovencitas que no saben dónde están metidas y me da mucha lástima, porque creo que son víctimas de la necesidad, del hambre y de las mentes perversas que las usan para enriquecerse. Cuando he tenido oportunidad me he acercado a ellas para decirles que reflexionen y que denuncien si las maltratan. Las pocas que me han escuchado, me han dicho que necesitan el dinero para alimentar a sus familias y que esa es la única vía que tienen para comer ellas y los suyos. Eso es una pena”, agrega Landaeta, quien suma más de 25 años en la isla.

Hay muchas historias sobre las venezolanas que practican la prostitución en Curazao. Hubo una en particular que fue cubierta por la prensa venezolana y que dejó en evidencia la triste realidad de muchas de las mujeres que son tomadas por las mafias de proxenetas.

“Todos los pagos son en efectivo y es duro cargar tanto billete contigo y llegar a Maiquetía. Aunque nos cuidan — para eso pagamos — solemos tomar precauciones cuando llegamos a Caracas”

Es el caso de Belfimar Camacho, una joven de Punto Fijo, estado Falcón, ubicado al occidente de Venezuela, quien en octubre de 2016 se fue a Curazao a trabajar como mesera en el restaurante Bandera Grill. La difícil situación económica le había obligado a abandonar el quinto semestre de Derecho que cursaba en la Universidad de Punto Fijo, reseña el portal Cactus24.

Camacho quiso aprovechar la oportunidad que le presentó un conocido de quien solo se sabe que se apellida Hernández, que le propuso trabajar en el negocio de una pareja de amigos propietarios del citado local en Curazao.

Refiere la familia de Belfimar que desde que la joven de 20 años llegó a la isla mantuvo frecuente comunicación telefónica con ellos. Su madre cuenta que su hija le comentó que la pareja de curazoleños le había asignado una habitación muy cómoda, pero no se ocuparon de ofrecerle comida. Del mismo modo le refirió su extrañeza ante el hecho de que el domingo inmediato a su llegada, la dueña del Bandera Grill la cambió a otra habitación, lo cual le causó suspicacia al ver que se trataba de un área del restaurante dedicada a entretenimiento para adultos.

Ante esto, Belfimar Camacho decidió huir siguiendo el consejo de su madre. La muchacha le contó su situación a un cliente del restaurante quien la ayudó a salir del local y la llevó a la estación de policía más cercana, donde la ubicaron en resguardo con una familia venezolana que está en proceso de establecimiento en la isla.

Por su parte, los dueños del restaurante la denunciaron por supuestamente haberse robado 2 mil dólares.

Este caso permitió descubrir una red dedicada al tráfico de mujeres. El Ministerio Público de Curazao informó posteriormente de la captura de tres personas implicadas en el caso Bandera Grill, dos hombres de 53 y 54 años y una mujer de 44, que son investigados por llevar a jóvenes al local con el fin de prostituirlas. Camacho es testigo clave en el proceso judicial.

Entretanto, en Venezuela, las autoridades se encuentran tras la pista de estas redes que operan desde la península hacia Aruba y Curazao, aprovechándose de jóvenes que buscan un mejor futuro y aceptan viajar con la promesa de un trabajo digno.

Problemas en Curazao

El caso de Belfimar Camacho no es un hecho aislado, sino la muestra de una situación que adquiere visos de tragedia humana. Así lo dio a conocer el diario curazoleño Extra en un artículo publicado en 2015, que hace referencia al creciente número de mujeres venezolanas dedicadas a la prostitución en el país antillano, lo que se ha convertido en un problema que se escapa de las manos de las autoridades de esa nación.

La proliferación de mujeres llegadas desde suelo venezolano para dedicarse a la prostitución encendió alarmas entre las autoridades de la isla, las cuales reconocen que es sumamente difícil determinar las intenciones de toda fémina que arriba al país. Pero, pese a las dificultades, la policía asegura que se mantiene alerta ante esta situación.

El referido artículo hace mención, además, al problema generado entre el propio “gremio”, en virtud de que las mujeres que venían ejerciendo su oficio en ese país, ahora enfrentan “un exceso de competencia”. Y es que, como reseña Extra, el otrora hecho poco frecuente de toparse con una venezolana en un lugar de prostitución, ahora se ha hecho consuetudinario.

El cuerpo como recurso

La vieja profesión se ha constituido en la tabla de salvación para muchas mujeres que no encuentran otro modo de sobrevivir a la dura crisis de Venezuela.

-Si bien me da mucha pena decirlo, en la prostitución he conseguido mi tabla de salvación. Al principio lloré mucho, pero creo que cuando uno se mentaliza, pues, la cosa fluye mejor. Si tú me preguntas cuántos hombres están conmigo diariamente, pues te diría que siempre trato que sean más de 10 para que sea rentable, aunque hay días que no llegan sino 5. Paralelo a estar con clientes en sus habitaciones de hotel o en sus apartamentos, la “agencia” nos ofrece opciones para que hagamos sexo digital.

Esta alternativa, según esta mujer de 29 años, elimina el contacto con los hombres, pero las enfrenta a una nueva experiencia: “Ante una cámara tienes que hacer lo que los tipos te piden y por lo general estos clientes quieren que seamos dos o tres mujeres juntas en una cama. Antes de esta experiencia nunca me había juntado con mujeres para tocarme, pero la crisis me lo impuso y como nos hemos hecho amigas ya la cosa es más fácil. Cuando nos toca hacer la cámara juntas, tratamos de hacer de todo para que el cliente se enganche con nosotras y se quede más tiempo para ganar más dinero”.

 A Brasil también

La aguda crisis humanitaria que vive Venezuela también ha generado una ola de prostitutas venezolanas en las ciudades fronterizas de Brasil, en especial, en Boa Vista y Pacaraima.

Si bien la prostitución no es ilegal en ese país, la proliferación indiscriminada de ese negocio ha incrementado otros delitos tales como los asaltos, fraudes y narcotráfico, entre otros males.

Una nota periodística del diario Folha de São Paulo, reporta que se calcula que las prostitutas venezolanas que frecuentan los bares en las zonas fronterizas cobran entre 25 a 37 dólares por sus servicios. Y si bien el oficio no quebranta la reglamentación, las mujeres que son sorprendidas vendiendo sus favores sexuales con visa de turista, pueden ser deportadas por violar las leyes de inmigración, alerta la Policía Federal brasileña.

Las autoridades de Brasil también han advertido que se ha incrementado en los últimos meses la actuación de los proxenetas que, conociendo la crisis que viven los venezolanos, se han dedicado a reclutar jóvenes en zonas fronterizas como Santa Elena de Uairén con el objetivo de ponerlas a trabajar en los burdeles de Roraima y otras ciudades cercanas. Los proxenetas cobran a los clientes un aproximado de 35 o 40 dólares y les pagan a las mujeres que usan como esclavas sexuales, apenas el 20 por ciento de lo ganado.

Colombia: con ley a favor

Otro de los países que sufre el problema que genera la prostitución y la inmigración desorganizada es Colombia, donde las estadísticas informales de las autoridades hablan de miles de prostitutas provenientes de las ciudades fronterizas con Venezuela y que se han expandido por todo el país.

Dairis es una joven que aceptó conversar con Vértice vía telefónica. Vivía en Maracaibo con su familia, es madre soltera de dos hijos de 3 y 5 años. “Nos estábamos muriendo de hambre, el futuro se me puso chiquito cuando mis hijos me pedían comida y no tenía qué darles. Por semanas los alimenté con agua de harina Pan (harina de maíz para hacer arepas) y les daba arroz en la noche. Un día me armé de valor y me dije, ‘pues no me queda otra’ y arranqué con una amiga que estaba en la misma situación que yo. Nos fuimos a Maicao y terminamos en un bar de Riohacha”.

Le pedimos a Dairis que describiera cómo se encontraba emocionalmente y no fue capaz de hacerlo. Solo escuchamos al teléfono un llanto inconsolable. La persona que nos permitió contactarla confesó que la chica de 23 años sufre de depresión y que en las últimas semanas ha tenido fuertes problemas de salud. No obstante, no ha dejado de trabajar.

A favor de ella ha operado una orden de protección emanada de la Corte Constitucional de Colombia que obliga a las autoridades a prestar atención médica a las trabajadoras sexuales provenientes de Venezuela.

“Lo que estoy haciendo me ha salvado de la miseria. Lo que hago en un día en otro país no lo puedo hacer en Venezuela en un año con los salarios en bolívares que cada día valen menos en un país destruido”

De ello encontramos información en las páginas de El Tiempo, donde se da cuenta de que unas 4 mil 500 mujeres venezolanas estarían ejerciendo la prostitución en tierras neogranadinas, según datos aportados por la presidenta del Sindicato de Trabajadoras Sexuales de Colombia (Sintrasexco), Fidelia Suárez, quien salió en defensa de sus colegas provenientes del país vecino.

“Las compañeras venezolanas son ante todo mujeres pilar de sus hogares y tienen una problemática en su tierra, y nosotras no vamos a darles la espalda ni a dejar que las deporten”, dijo Suárez luego de que la Corte Constitucional emitiera el fallo a favor de las prostitutas venezolanas. Específicamente, el tribunal ordenó la reapertura de un local en el que encontraron a cuatro venezolanas ejerciendo la prostitución. Además, mandó a investigar si se prostituían voluntariamente o eran víctimas del delito de trata de personas.

La Corte estimó que hay que tomar en cuenta las circunstancias que llevaron a estas mujeres a abandonar Venezuela para ejercer como prostitutas en Colombia y estableció que las autoridades deben “apoyarlas en la consecución de sus visas de trabajo y demás documentos que les permitan laborar de forma regular”, reseña El Tiempo.

La Corte Constitucional fue más allá y también abrió la posibilidad a que estas mujeres sean acogidas como refugiadas, refiere la revista Semana. En tal sentido, corresponderá a Migración Colombia y a la Defensoría del Pueblo, visitar los lugares de alta presencia de venezolanas para proceder, de ser el caso, a formalizarlas laboralmente.

Guerra en Panamá

La prensa panameña y la venezolana se han hecho eco de los problemas que han surgido a raíz de la presencia cada vez mayor de jóvenes de varias regiones del país suramericano que se han lanzado al mercado del istmo panameño en busca de dólares americanos que compensen sus carencias y sacrificios. Lo cierto es que la inmigración desorganizada y la competencia de las venezolanas han dado lugar a que surja un pleito con sus pares panameñas, quienes les han declarado la guerra por supuesta competencia desleal.

María del Carmen es una de las jóvenes que accedió a conversar con Vértice. Con apenas 20 años, lleva dos prostituyéndose en Panamá. No lo hace obligada, sino consciente de que es una vía para poder superar el escollo en el que vive su familia: “Tengo que producir dinero para que mis viejos no vayan a morir. Mi hermana mayor tiene dos hijos y su esposo se fue y nunca más supo de él. No me puedo quedar con las manos cruzadas mientras mi gente muere de mengua”.

Comenta que prefirió Panamá a otros destinos porque probó en Curazao y en Cúcuta y no le fue bien: “Aquí gano más. Mis clientes me pagan por servicio entre 120 y 160 dólares y por una hora de placer no está nada mal”. Asegura que se ha dado el lujo de cobrar 850 dólares por día o noche de sus caricias sin límites a ejecutivos de alto nivel y turistas extranjeros que se pasean por las zonas de tolerancia panameñas.

Pero los tiempos están cambiando y las facilidades que ofrecían las leyes migratorias del país centroamericano están empezando arruinar los planes de muchas venezolanas que pensaban mudarse a Panamá de manera temporal para disfrutar de la visa de trabajadores eventuales en aras de hacerse de dinero a cambio de sus servicios sexuales.

El encargado de echar abajo estas aspiraciones fue el propio presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, quien afirmó el 23 de agosto de 2017 que la crisis venezolana pone en riesgo la seguridad de su país, su economía y las fuentes de empleo de los panameños. Sobre la base de estas declaraciones, el gobierno acordó que a partir del 1° de octubre de 2017, se les exigirá visa impresa a los venezolanos que deseen viajar a esa nación.

Pero esto no asusta a María del Carmen, quien aseguró estar dispuesta a cumplir con el nuevo requerimiento para continuar con su negocio.

María del Carmen atiende a los banqueros en una casa de citas que se ubica en la zona de mayor resplandor en Ciudad de Panamá. Asegura que una vez consiguió a un venezolano rico en ese lugar y que le dio 150 dólares de propina: “Era un tipo con full plata y cuando hablamos reconoció que yo era venezolana. Quiso cambiar porque tenía miedo de algo, pero le dije ‘quédate conmigo que yo conozco bien a mi raza’, y luego de un trago se relajó y nos pudimos comunicar mejor”.

Esta mujer asegura que aunque entiende que viajar frecuentemente a Panamá representa un riesgo y que ejercer la prostitución no es algo de lo que pueda sentirse orgullosa, “lo que estoy haciendo me ha salvado de la miseria. Lo que hago en un día en otro país no lo puedo hacer en Venezuela en un año con los salarios en bolívares que cada día valen menos en un país destruido”.

Y hasta Paramaribo

El viejo oficio también lo ejercen las venezolanas en Paramaribo, la capital de Surinam. Allí llegó Daniela, según recoge el diario venezolano El Nacional en sus páginas, reconociendo en primer lugar que no le fue fácil tomar esta decisión, sobre todo por tener que dejar a su hija al cuidado de su mamá.

Cuenta que antes de llegar a las calles de Paramaribo, ni siquiera sabía de la existencia de esta ciudad. El hambre la llevó a aceptar la propuesta de una amiga, quien la contactó con los dueños de un local dedicado al entretenimiento erótico en esa ciudad multicultural de 260 mil habitantes.

A diferencia de otras historias, Daniela asegura que los proxenetas con los que trabaja no la acosan en absoluto. Por el contrario, refiere que son las mujeres las que van tras ellos para tratar de convencerlos de que las contraten. Cuenta que a ella le financiaron el primer pasaje a Surinam, así como la estadía que debía pagar con un porcentaje de lo obtenido por su trabajo. Cuando saldó su deuda decidió quedarse por un año más dado que había logrado cultivar una clientela que regularmente requería de sus servicios.

Después de este tiempo regresó a Venezuela para ver a su hija y, de paso, practicarse una cirugía de aumento de mamas, una inversión que multiplicaría sus ingresos al poder incrementar su tarifa.

Su objetivo es comprar una casa y ello la lleva a soportar lo duro que resulta este trabajo.

El reportaje de El Nacional dice que las prostitutas venezolanas en Paramaribo aumentan exponencialmente, llegando a poner en jaque a las mujeres de origen brasileño, antiguas líderes del negocio en esas latitudes. Al hablar de números, la publicación indica que en el Diamond y la Piña, los principales locales de la capital, trabajan aproximadamente unas 300 venezolanas.

El lujo americano

Las venezolanas han decidido ejercer la prostitución no únicamente en los países vecinos, pues también es posible encontrarlas en Miami y Nueva York.

Es el caso de Josefina, una joven de 23 años proveniente de Caracas, quien se mudó a Miami en 2015 y, desde entonces, trabaja como modelo de cámara porno en un apartamento de Sunny Isles Beach. Allí llegó contratada por un ruso que, además de trabajo, le brinda una habitación de lujo, ropa y carro, así como un 20 por ciento de sus ganancias.

Josefina debe trabajar desde un cuarto tipo estudio. Los clientes llaman y se conectan en vivo. A ella le corresponde complacer sus exigencias, moverse tal cual le solicitan, y llevar a cabo actos sexuales de acuerdo a los lineamientos que le pidan. Ejerce junto con otra chica rusa.

-Lo estoy haciendo por los dólares. No lo hago porque lo disfruto, todo lo contrario, cuando me toca ir con los clientes de dama de compañía, me siento mal, pero sé que no tengo muchas alternativas. La crisis me obligó a pasar hambre, mi familia vive en la miseria y ahora pueden comer porque yo hago lo que hago. Los hombres me dan propinas, casi no les entiendo, pero les gustan las mujeres jóvenes. Nadie me obligó.

Entretanto, Ángela, de 27 años, salió de Barquisimeto rumbo a Nueva York en 2016. Una vez en la Gran Manzana, una amiga la llevó a trabajar en una casa de masajes asiáticos en Flushing: “Yo era la única latina”. Luego conoció a un caballero que la invitó a trabajar en un hotel donde ofrece compañía a clientes de lujo.

-Tengo muchos clientes, trabajo todos los días para juntar dinero y poder comprarme mi casa. Por ahora, les envío dinero a mi mamá y a mi hermana. Suelo tener 3 o 4 por día, hay clientes que me contratan por días completos y me dan carteras, zapatos, ropa y propinas.

Cuenta que, por lo general, se trata de hombres mayores. Admite que no es trabajo fácil y que al principio le resultó sumamente duro: “Pero ya me acostumbré. Como bien, vivo bien y puedo hacerle frente a la crisis”. Categórica, Ángela dice que no cree que regrese a Venezuela. “Aquí me quedo”, sentencia.

Cruzar el charco

Más allá del océano se deja sentir también el acento de las venezolanas dedicadas a la prostitución. En España, las páginas web para adultos anuncian los servicios de estas damas que han llegado a cotizarse muy bien entre el público europeo.

Las venezolanas, quienes ya se cuentan por decenas, anuncian sus atractivos online y se promocionan como escorts por tarifas que oscilan entre los 50 euros la hora y hasta 1.200 euros la noche. Todo depende de la muchacha, el lugar y la fantasía que solicite el cliente.

Por lo menos resulta un alivio el hecho de que ejercer la prostitución en España es legal, siempre que la mujer sea quien ofrezca sus servicios, haga los tratos y cobre la totalidad de los honorarios. Aquí, como puede verse, los proxenetas son los delincuentes.

Cifras inciertas

No existe un registro que de cuenta del número de mujeres venezolanas que se dedican a la prostitución fuera de su país. Sin embargo, la revista Semanahace referencia en uno de sus trabajos a los números que Migración Colombia maneja en relación con las cifras de extranjeros que no reuniendo los requisitos legales de estancia en la nación neogranadina, son devueltos por la frontera. Pero estos solo son datos inciertos, toda vez que las autoridades no tienen ni idea de las personas que trabajan sin permiso en Colombia.

Semana dice que la cantidad de venezolanos que entran a Colombia sellando su pasaporte en los puestos de control se incrementa cada día. Así tenemos que en 2014 entraron a ese país 291 mil personas; en 2015 la cifra subió a 329 mil, mientras que en 2016 ingresaron 379 mil.

“Lo estoy haciendo por los dólares. No lo hago porque lo disfruto, todo lo contrario, cuando me toca ir con los clientes de dama de compañía, me siento mal, pero sé que no tengo muchas alternativas. La crisis me obligó a pasar hambre, mi familia vive en la miseria y ahora pueden comer porque yo hago lo que hago”

¿Cuántos entran por las trochas? Solo se conoce el dato de aquellos que son atrapados por los agentes de migración y terminan deportados por carecer de la documentación legal. Estos son también cifras que suben constantemente. Por ejemplo, en 2012 solo 11 venezolanos fueron expulsados, mientras que en 2016, 1.956 personas debieron abandonar Colombia.

Con respecto a cuántas prostitutas venezolanas hay en Colombia, simplemente no hay estadísticas. El reportaje de Semana cita a Christian Krüger, director de Migración Colombia, quien refiere que las mujeres cuando entran por los puestos de control lo hacen en calidad de turistas, lo que imposibilita discriminar el propósito del viaje. Advierte que a las mujeres no se las deporta por ejercer la prostitución, sino por su condición de ilegalidad en Colombia.

Una sociedad estresada

La actitud de las mujeres que se ven obligadas a prostituirse para enfrentar la crisis es muy importante, asegura la psicóloga colombiana residenciada en Miami, Consuelo Moreno: “Cuando hay una crisis como la que se está viviendo en Venezuela, que es específicamente financiera y emocional a nivel de todo el país y, sobre todo, en una sociedad que no estaba acostumbrada a no comer, las personas utilizan lo que sea para salir de la crisis, en un mecanismo de homeostasis (balance)”.

La gente empieza a salir del país cuando la crisis se prolonga, lo que es el caso de Venezuela, donde sus ciudadanos se han visto obligados a cruzar las fronteras para buscar soluciones, cualquiera que estas sean: “Lo importante es poder comer”, afirma la psicóloga.

Moreno sostiene que definitivamente hay un quiebre emocional de la población venezolana, pues la gente está en un punto de no saber qué hacer y el desequilibrio y la angustia son las consecuencias. Explica que el venezolano no estaba acostumbrado a esta situación. Moreno indica que un pueblo con hambre vive en constante estrés y crisis, en depresión colectiva: “Un individuo afecta a su medio, un deprimido afecta a su familia, una cantidad de familias deprimidas afectan a la comunidad, se puede hablar de depresión colectiva y, de acuerdo al pensamiento holístico, lo que pasa en Venezuela afecta al planeta entero”.

Lo peor, es que no hay solución inmediata a la vista que permita bajar dicho estrés o, por lo menos, adaptarse como sucedió en Cuba: “Lo ideal es que cambie el sistema”.

La psicóloga dirige su mensaje directamente a las mujeres que se han visto en la necesidad de prostituirse por las circunstancias: “La actitud que ellas tomen frente a este reto o experiencia es supremamente importante”, advierte.

En este sentido, alerta acerca de lo inconveniente de adoptar una actitud de víctima: “Que se sientan como unas heroínas que pudieron escoger algo para sobrevivir, que son unas sobrevivientes a quienes les tocó ir en contra de sus principios morales. Eso no las hace malas, ellas son merecedoras de una vida mejor”. Y eso es lo que tratan de conseguir.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Maibort Petit’s story.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s