Gustavo Coronel, Venezuela: cuando la coyuntura y la táctica derrotan la Misión

NOTA DEL EDITOR: este trabajo del admirado amigo Gustavo Coronel, resulta en una dolorosa paradoja, siendo brillantísimo y por ello mismo inobviable es en igual medida lacerante y preciso, en el terreno siempre muy complejo de la “relatividad moral” concepto que por si mismo nos somete a una ordalía terrible y finalmente inescapable, nuestro tormento cotidiano. Recomiendo su lectura, para gente lo mejor formada posible, y como dicen los italianos ¡ Forza, coraggio !

ALFREDO CORONIL HARTMANN
Ítaca 23 de septiembre de 2017.
————————————————

…en Venezuela se ha perdido una gran batalla en el campo ético y en nuestra búsqueda de la Misión.  Jugar el juego del narco-régimen nos hace más parecidos a ellos, niega el sentido último de nuestra lucha, que es la de ser una sociedad digna, de gente honesta y amante de la democracia y de la libertad

-y-la.html> Venezuela: cuando la coyuntura y la táctica derrotan la Misión

Todos quieren participar del festín

La Misión de la sociedad venezolana es, o debería ser, la creación de una comunidad respetable, civilizada, libre y democrática, guiada por principios y valores espirituales y éticos universales e irrenunciables. Cuando esta Misión se olvida y prevalecen la coyuntura y la táctica la sociedad tiende a perder su brújula moral y su curso de acción se torna impredecible, bajando los peldaños de una escalera de pragmatismo hacia la degradación.

Apegandonos a lo táctico perdemos el rumbo de la Misión. Eso es lo que nos está pasando. “Ya que” el sector político de oposición aceptó ir a unas elecciones regionales, movimiento táctico,  validando así al narco-régimen, los venezolanos que deseamos ser fieles a la Misión nos sentimos como un ganado que está siendo arrastrado adonde no quiere ir. “Ya que” estamos frente a elecciones regionales y existen candidatos de la oposición para gobernadores, nos sentimos en el terrible dilema de ir a votar o abstenernos. En términos tácticos, lo peor que nos puede pasar es que haya una gran abstención de la oposición, hastiada de las contradicciones y deslealtades de sus líderes, porque entonces estaremos en el peor de ambos mundos, derrotados en un evento en el cual participamos bajo las reglas del narco-régimen, ante la evidencia de que el sistema electoral está podrido. Es decir, habremos aceptado validar y convivir con el narco-régimen, con el riesgo de ser derrotados. Francamente, es un dilema terrible el que se nos ofrece: tener que ir a votar con el proverbial pañuelo en la nariz, a fin de evitar lo que sería una trágica derrota ante el mundo.

Existe el riesgo de que la abstención sea muy grande porque mucha gente está indignada por la decisión de la llamada oposición y siente que, cuando la protesta popular estaba dando resultados y la presión internacional estaba incrementándose de manera significativa, debilitando efectivamente al narco-régimen, una oposición blandengue y gelatinosa decidió terminar con la postura de confrontación y dedicarse a organizar su participación en elecciones bajo las reglas fraudulentas del régimen, cuando ha podido continuar su actitud de confrontación mediante el uso de diversasalternativas de desobediencia civil.

En este momento cada quien tendrá que decidir si votar o abstenerse. Cada quien estará solo con su gran dilema moral. Creo que la buena noticia es que, pase lo que pase, este narco-régimen tiene sus días contados, gracias a la decisión tomada por el mundo exterior de rechazarlo, a pesar del infeliz comportamiento de la MUD.

Sin embargo, en Venezuela se ha perdido una gran batalla en el campo ético y en nuestra búsqueda de la Misión.  Jugar el juego del narco-régimen nos hace más parecidos a ellos, niega el sentido último de nuestra lucha, que es la de ser una sociedad digna, de gente honesta y amante de la democracia y de la libertad. Nos aproxima al nivel moral de la pandilla de criminales creada por el chavismo.

La gran paradoja de la tragedia venezolana ha sido que, mientras el mundo

exterior endurece su rechazo en contra del narco-régimen, cuando en las

Naciones Unidas los jefes de estado de USA, Francia, Brasil y Colombia

(países vecinos a Venezuela) hablan vigorosamente de la necesidad de fumigar

la podredumbre venezolana; mientras los países del grupo de Lima hacen lo

mismo; mientras en la OEA se llevan a cabo sesiones en las cuales se habla

de llevar al narco-régimen a los tribunales internacionales de justicia;

mientras el narco-régimen está al borde de la quiebra financiera y hasta

China y Rusia, sus dos celestinas, comienzan a dudar de la conveniencia de

seguir manteniendo el narco-régimen debido al unánime rechazo mundial,

mientras todo esto ocurre alrededor de los venezolanos nuestros líderes

políticos venezolanos se oponen a las medidas económicas, aceptan las reglas

del juego del narco-régimen y hasta promueven activamente una negociación

para transarse con los bandidos del régimen.

Se dirá que los mismos países de Europa y de América están exigiendo el

inicio de un diálogo para llegar a una solución de  la crisis venezolana.

Ello es verdad, pero esta exigencia ha sido un ultimátum dado al

narco-régimen, puesto que la alternativa que le han planteado al gobierno

títere, pro-Cubano, de Nicolás Maduro, es la aplicación de severas sanciones

económicas y políticas contra su régimen. Y se ha preferido esta alternativa

última del diálogo, antes de ir a las sanciones,  puesto que la consideran

menos traumática y porque ella coincide con un grupo de venezolanos

“pragmáticos” que han promovido ese diálogo dentro de la MUD, entre ellos

Manuel Rosales y Henri Falcón.  Este diálogo es también contrario a la

Misión, porque significará hacer inevitables concesiones a los bandidos del

narco-régimen. Representa un acto de pragmatismo que bordea lo inmoral.

Aunque el diálogo es lo que los grandes expertos de la diplomacia y del

análisis geopolítico están recomendando casi unánimemente, en mi criterio,

ello será contraproducente para el logro de la Misión, ya que involucrará

concesiones a los criminales que involucran una derrota de la sociedad

decente.

No se ganan batallas por la decencia haciéndole concesiones a la indecencia. Pero,  ¿quienes somos nosotros para argumentar en contra de los deseos del Papa, del Secretario General de la ONU, del canciller Chileno, del canciller Francés,  y de Luis Vicente León? Ellos son los expertos y todos hablan el lenguaje del acomodo, unos por estar muy lejos del drama, otros por estar muy cerca.

El diálogo, la negociación representa una derrota para quienes deseamos ver una sociedad venezolana digna. La transición que pueda resultar de este acercamiento será un híbrido de “ellos” y “nosotros”, borrándose casi totalmente los 20 años de abusos, humillaciones, crímenes, fraudes y mentiras de una pandilla que destruyó al país física y espiritualmente. No debería ser mezclándonos con ellos como podremos lograr concretar la Misión de crear una sociedad venezolana civilizada. Al hacer esto estableceremos a nivel político un “mestizaje moral” mediante el cual los unos y los otros, hermanados en su pragmatismo, se turnarán en saquear lo que queda del país.

Es decir, será peor que el bipartidismo adeco -copeyano, cuya progresiva mediocridad fue la causa de la llegada del chavismo.

Quizás algún día, al final de cuentas, podremos tener la sociedad que anhelamos, pero parece ser que ello tomará mucho más tiempo que el deseable, debido al apego a la coyuntura y a la táctica en preferencia a los principios. Resulta difícil para algunos resistir a la tentación de sentarse a la mesa, a tiempo para  participar, al menos,  de los restos del festín.

  Publicado por

<https://www.blogger.com/profile/00048121984705082839> Gustavo Coronel en

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s