ANTONIO SÁNCHEZ GARCÍA: LAS PRESIDENCIALES

LAS PRESIDENCIALES

Antonio Sánchez García @sangarccs

 

            De creer en la palabra del diputado Henry Ramos Allup, si bien devaluada tras el incumplimiento de sus promesas al asumir la presidencia de la también devaluada Asamblea Nacional, en diciembre de 2018 se celebrarán en Venezuela comicios para elegir al futuro presidente de la República.

La certeza y seguridad con que incluso asegura que el candidato opositor emergerá de la decisión mayoritaria de la ciudadanía en una leal competencias de Primarias, se puede colegir que es un tema discutido y resuelto con las máximas instancias del régimen.

Palabra aún más devaluada que la del secretario general del partido Acción Democrática, toda vez que se han incumplido calendarios electorales y principios anclados en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Si el Referéndum Revocatorio, establecido constitucionalmente, fue olímpicamente desconocido por el régimen, sin siquiera dar explicaciones, ¿qué político zahorí que se reconozca miembro de las filas opositoras podría poner sus manos al fuego de que tales certidumbres del diputado Ramos son palabra divina y que tales elecciones efectivamente se llevarán a efecto?

 Venezuela dejó, desde los lejanos tiempos en que el derrocado presidente Pérez Rodríguez fuera desposeído aviesa e ilegalmente de su cargo, de ser tierra de palabra.  Como lo fuera hace doscientos siete años, cuando un gobernador español aceptara de buen o mal grado dejar el Poder que le otorgara la corona española fiel a su palabra recién empeñada de dejarlo si esa era la voluntad de las docenas de vecinos reunidos en la Plaza Mayor. Y así lo hizo, compelido por mi compatriota José Joaquín Cortés de Madariaga, primer dedócrata de la República.

Pero demos por buenas las seguranzas de Ramos Allup y creamos en su palabra. Venezuela se encamina, por un acuerdo de trastienda entre la actual plano mayor de la Mesa de Unidad Democrática y los mandamases de la dictadura del que no tenemos la menor información, a efectuar elecciones presidenciales en diciembre de 2018.

 El candidato que enfrente Maduro será su antagonista dilecto, el mismo Ramos Allup, si la comedia se escenifica según el guion acordado de antemano por dichas partes. Pero tomándole la cuestionada palabra al abogado de este asunto, el mismo Ramos Allup, en caso de que cumpliera con su palabra, la cumpliera Maduro, su garante, y efectivamente dichas primarias tuvieran lugar, me caben algunas preguntas de la mayor pertinencia. ¿Quién o quiénes serían los árbitros de dichas primarias: el CNE o el honorable consejo de rectores que supervisara el tristemente célebre plebiscito del 16 /J?

 En segundo lugar: ¿quiénes tendrían el derecho de participar en dichas primarias y ser nominados a la máxima candidatura? Previamente, ¿serían liberados todos los presos políticos, anuladas las sanciones políticas que pesan sobre un número importante de ellos, asegurada la plena vigencia de los derechos políticos y ciudadanos de todos los venezolanos?

 No dejan de ser preguntas esenciales, que no sólo determinarán la posibilidad objetiva de la celebración de dichos comicios sino que puedan ser tomados en serio por la comunidad internacional, aceptados por la opinión pública nacional y no constituyan una farsa más de un régimen especializado en farsas, fraudes electorales e imposiciones dictatoriales, como se ha puesto en práctica reiteradamente a lo largo y ancho de este pesadillesco trámite de nuestra historia contemporánea.

Vale decir: que constituyan un auténtico giro de 180 grados en la marcha de la República y aseguren que el candidato electo, reconocido nacional y mundialmente, tenga la absoluta potestad de desalojar al régimen y hacerse a la ardua, difícil y compleja transición hacia la república liberal democrática – Carrera Damas dixit – de la que nos preciáramos durante cuarenta años, cuando nadie imaginaba que un buen día de diciembre de 1998 sería erradicada y anulada sine dia, para instaurar en su lugar un estado de excepción y una dictadura tendencialmente constituyente y totalitaria. Con todo lo que ello involucra, tal cual sucediera después del 18 de octubre de 1945 y el 23 de enero de 1958.

 Por ejemplo: ¿se les habrá liberado y reintegrado todos sus derechos a dos personalidades políticas hoy encarceladas y que disfrutan del mayor respeto, consideración y aprecio entre los electores, como para que figuren en los primeros lugares de las encuestas, me refiero al alcalde metropolitano Antonio Ledezma y al líder del partido Voluntad Popular, Leopoldo López?

¿Habrán recuperado la plenitud de sus derechos políticos los ciudadanos María Corina Machado y Henrique Capriles, también figuras esenciales y representativas del universo opositor, hoy sometidos a serias restricciones en sus derechos ciudadanos? ¿Se encontrarán en libertad los cientos de presos políticos, tras una obligada amnistía o levantamiento de cargos, dado la naturaleza espuria e írrito de los procedimientos que los han encarcelado? ¿Podrán participar de dichas primarias los alcaldes Alfredo Ramos y Daniel Ceballos, el jefe del partido Un Nuevo Tiempo Manuel Rosales y cientos de otros presos que, de acuerdo a la correcta y justa interpretación de las leyes tienen pleno derecho a ofrecer sus candidaturas a cualquier cargo en discusión electoral?

 Yendo directamente al grano, y sin mayores disquisiciones: las elecciones presidenciales de diciembre de 2018 y sus debidos prolegómenos – campañas, manifestaciones, entrevistas, participación en actos públicos, giras, viajes nacionales e internacionales, etc., etc., etc., – ¿tendrán lugar en una Venezuela como la de hoy, aherrojada y subsumida a la plenipotencia de la dictadura militar que nos rige, comanda y vigila nuestras vidas hasta en sus más mínimos detalles o serán la primera expresión de una Venezuela liberada?

Por ahora, sólo le planteo estas preguntas al diputado Ramos Allup, ya declarado candidato presidencial por los suyos, como si fuera un hecho de la naturaleza, un acuerdo de los dioses del Olimpo miraflorino y no la expresión de la historia que sufrimos día a día quienes no contamos con la divina protección del poder y del dinero.  Quisiera sus respuestas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s