CARLOS CANACHE MATA: el fraude y sus dos caras.

EL FRAUDE Y SUS DOS CARAS

por: Carlos Canache Mata

   En otro diario analicé el proceso de la elección de los gobernadores de estado realizada el 15 de octubre, a la luz de los resultados anunciados por el CNE y del comunicado emitido por la MUD el día siguiente. Ahora me referiré a otros aspectos y consecuencias de esos comicios.

   Hay dos claves interpretativas para calificar como fraudulento un evento electoral.

   Existe el fraude electoral burdo y directo que cambia las cifras de los sufragios recibidos por los participantes de la contienda, y convierte al perdedor en ganador. Fue lo que pasó en las elecciones del 30 de noviembre de 1952, cuando el CSE, el máximo organismo electoral de entonces, sumiso a otra dictadura, la de Pérez Jiménez, volteó los votos y asignó la victoria al perdedor Frente Electoral Independiente (FEI), el partido gubernamental. Avanzada la noche, se informó al país el milagro de la alquimia electoral que convirtió una derrota en triunfo.

    Pero el fraude electoral puede tener otra cara, sin la cicatriz de un acta de escrutinio adulterada. En vez del brutal manotazo, este otro tipo de fraude electoral se caracteriza porque a lo largo del proceso se van rebanando, por varios procedimientos y vías al margen de la ley, los votos de uno de los competidores. Exactamente eso fue lo que ocurrió en las elecciones del 15 de octubre (“fraude sistémico”, lo llamó el Secretario General de AD, Henry Ramos Allup).  No se alteraron las actas de escrutinios, sino que éstas reflejaron los abusos y arbitrariedades que, en flagrante violación de las normas, cometió el CNE al propiciar, para citar solo dos ejemplos, a) la reubicación de centros de votación a zonas lejanas y de difícil acceso 48 horas antes y el mismo día de la elección, b) y el impedimento de la sustitución  en la boleta electoral de los candidatos de la oposición que se habían retirado para apoyar a los candidatos  ganadores en las primarias internas de la MUD. Con solo esos dos felones atropellos, se le rebanaron, por no decir se le robaron, centenares de miles de votos a los candidatos de la oposición postulados para  las gobernaciones regionales.

   Creo no equivocarme al presumir que el 15 de octubre la dictadura de Nicolás Maduro lanzó un boomerang que va a girar y volverá contra ella, como ya se constata con la reacción de la opinión nacional e internacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s