DEL BUEN HABLAR (LXII) por Nelson Barreto Herrera

DEL BUEN HABLAR (LXII) por Nelson Barreto Herrera

Padres, madres, representantes y responsables:
Es por todos nosotros hartamente conocido la observancia del hecho en el cual, al comienzo de cada programa televisivo, tengamos que oír la clara y
bien entonada advertencia (por supuesto que fuera de todo contexto sintáctico y total desapego a las normativas del lenguaje culto, por muy enfático que
parezca) acerca de que para ver tal programa “…los menores de edad deben
ser supervisados por sus padres, madres, representantes o responsables”.
Es bueno dejar por sentado que tal advertencia es una completa y soberana redundancia que no tiene asidero lingüístico alguno, toda vez que:
a) Es sobrentendido que tanto “padres” como “madres” son sinónimos de
“representantes” y “responsables”. El vocablo “madres” sobra, por cuanto la
palabra “padres” implica también la de madre (recuérdese que el género
masculino es incluyente, mas no el femenino), incluso en casos en los cuales el menor de edad fuera huérfano de ella;
b) La palabra “representantes” entraña equivalencia tanto con “padres” y
“madres” como con “responsables”; y,
c) El vocablo “responsables” envuelve de manera unívoca a “padres”,
“madres” y “representantes”.
De tal manera que basta simplemente con seleccionar uno de los cuatro
vocablos aludidos para expresar la advertencia de marras.
Es tanto el deseo de los mentores de tal mandato televiso de dejar entrever su
posición de dizque de defensores de la mujer (además de creer que el idioma
puede ser modificado por voluntad oficial) que cometen tropelías lingüísticas
sin apego a reglas gramaticales algunas; lo cual los convierte en galopantes anarquistas idiomáticos cual pléyade de palurdos lingüísticos.
Además, no son tales defensores, pues desechan la mención del artículo determinado femenino plural (“las”). Se les escapó una “alocución machista”
al decir solamente “los menores de edad”, lo cual es suficiente indicio para
catalogarlos como funcionarios desprovistos de toda cortesía y caballerosidad
hacia las damas por no mencionarlas en primer lugar, pues la descarada
adulación chavista los obligaría a decir, en este caso, “las menores y los
menores de edad”.
========================================
¡A QUE NO LO SABÍAS! – 21°
CONTICINIO. Momento de silencio absoluto durante la noche cuando es imposible de
percibir algún ruido.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s