JORGE RAMOS GUERRA: De la política de la fe y del escepticismo                     

Picapedrero:

 

De la política de la fe y del escepticismo

El filosofo Michael  Oakeshott, escribió  un ensayo, acerca de la “política de la fe y la policía del escepticismo” que a juico de un estudioso de su obra, Emilio Gil Calvo, aquello fluctúa << entre la política de la esperanza y la política del temor>> Pues bien, de todo ello ha vivido la humanidad y Venezuela no podía ser la excepción, solo que el “escepticismo y el temor” se ha impuesto a lo largo de nuestra  fe de pueblo y de esperanzas, que al decir de un  amigo, esto último le sobraba.

Al respecto, la Venezuela del siglo XX, fue beneficiada de una riqueza que nos prodigara a varias generaciones un mínimum de bienestar social, como pocas naciones del mundo, que a juicio de los llamados pro hombres de la república, todo dependería de su administración y distribución, y al no ser, un recurso renovable podía intoxicar a la sociedad y del dicho al hecho, la Venezuela de las primeras décadas del siglo XXI se embarraron con aquellos polvos de irresponsabilidad, despilfarro, corrupción, populismo, impunidad y del peor de todo los males de una nación, la quiebra de valores de un liderazgo carente de confianza y de credibilidad, que en  este naufragio nos pueda conducir a puerto seguro.

Aquel liderazgo, con sus consabidas excepciones, es responsables de la actual tragedia, complementada por otro liderazgo, que además de superar sin escrúpulos las mañas  de los anteriores, están comprometidos con un régimen de terror que les proteja ahora, de sus andanzas con el narcotráfico.

A sido pues, en esos escenarios como cada quien, ha visto en consultas electorales su legitimidades, irrespetando  a  ciudadanos  y  militantes de sus organizaciones, en sus derechos, imponiendo al ciudadano funcionario, cuotas de lealtades, bajo presión de despidos, uniformándoles  ante el culto del personalismo – si aquello fue constantes en el pasado, ¿por qué erizarse ahora? — y de todo ello, la ciudadana abstención comenzó advertirlo  y frívola  fue la respuesta  – eso es normal…acta mata voto… –

 En Venezuela, con escasa excepciones,  ir a procesos electorales, desde reina de un torneo de bolas criollas, hasta la presidencia de la república, es equiparable a la suerte de la res en un matadero ¿Como exigirle a un elector sufragar  por quien ayer fue un corrupto? Y hablo de la oposición, donde  se desprecia al borrego. Los resultados por tanto era inesperados para unos y otros y allí están ¿de  que vale ahora revisar y con quién?

A quienes hay que revisar y nosotros insistimos, que sea la sociedad civil, la que lo exija, es a ciertas organizaciones políticas tan autocráticas, como el partido militar gobernantes (PSUV). Lo que hay que revisar, es la conducta de algunos líderes de la oposición, frente a la sociedad civil.  Lo que hay que revisar es la relación económica de los antiguos financistas de AD y COPEI con sus socios los “Boliburgueses, piedra de tranca para una salida, al no ponerse de acuerdo con “el perdón y cuentas nuevas” para acordase  unitariamente en tres punto básicos: I- Un sistema electoral confiable con supervisión internacional II- Programa mínimo de acción política y de gobierno  y III- Elecciones primarias para todo cargo de elección popular  a los fines de rescatar la <<fe en la política>> que planteara Oakeshott, lo demás vendrá después. 

                     

Jorge Ramos Guerra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s