“NUESTRO CARDENAL”: El cardenal que dejó el Vaticano por su pequeño pueblo de Venezuela

NOTA DEL EDITOR:  el posesivo “nuestro” que tuve el atrevimiento de colocar en el antetítulo de este justiciero artículo de mi muy querida amiga Macky Arenas, sobre el extraordinario hombre que fue S.E.R. Rosalio, cardenal Castillo Lara, es hijo de la profunda admiración y el afecto que mi inspirara su limpia vida y su fuerza espiritual, de la emoción que me transmitía cada vez que me daba la “Bendición de Don Bosco” del imperecedero recuerdo que dejó en mí una breve pero intensa colaboración de intermediario en la publicación de sus artículos de prensa. Rezo y le pido protección y guía cada noche. Dios lo bendiga siempre querido cardenal y S.E. no nos olvide

ALFREDO CORONIL HARTMANN

Ítaca 23-X-2017.

———————————————–

Source Logo

El cardenal que dejó el Vaticano por su pequeño pueblo de Venezuela

El cardenal que dejó el Vaticano por su pequeño pueblo de Venezuela

 

 

Hace exactamente 10 años se fue dejando una enseñanza cada vez más vigente

No suele ocurrir que los cardenales de Roma presenten su renuncia reglamentaria para regresar a vivir en un pueblo de dos calles. A Juan Pablo II le costó aceptarla.

Corrió la arruga por un tiempo hasta que no le quedó más remedio que dejarlo ir, no sin antes escribir una hermosa carta donde dejaba constancia de su agradecimiento al servicio prestado por tantos años de trabajo en la Santa Sede. Desde Pablo VI hasta Juan Pablo II, el cardenal venezolano Rosalio Castillo Lara cumplió su misión en Roma gozando del aprecio, confianza y cariño de ambos pontífices.

Por 40 años estuvo ausente de su querida patria a la que jamás dejó de añorar, ni siquiera por haber cumplido dos tareas que pocas veces son asignadas a un mismo cardenal: administrar la Santa Sede y gobernar la Ciudad del Vaticano. De hecho, los funcionarios bromeaban con las placas de los automóviles diciendo: “SCV significa que aquí las cosas se hacen Si Castillo Vuole”, si Castillo quiere.

Dejó huella indeleble por sus iniciativas destinadas, entre otros objetivos, a sanear las cuentas, recaudar para las iglesias de países necesitados, restaurar la Capilla Sixtina, remozar los museos vaticanos y construir la Casa de Santa Marta, actual residencia del papa Francisco.

Pero la razón por la cual lo crearon cardenal fue su ardua y eficiente labor para reformar el Código Canónico después de 150 años sin ser tocado. Las consultas, las mesas de trabajo, las discusiones, las redacciones, todo fue coordinado para conseguir lo que ninguno de sus colegas creía posible: culminar en tres años plazo. Benedicto XVI formó parte de la comisión que dirigía el entonces monseñor Castillo Lara. Finalmente, llegó el capelo cardenalicio y con él nuevos retos.

Pero quiso continuar en su tierra natal, a la que sentía debía la dedicación, cuido y amor de pastor. Desde los 11 años salió hacia el seminario salesiano y fueron pocas y cortas las veces que su intenso trabajo alrededor del mundo le permitió volver a ese pueblo de Guiripa, enclavado entre verdes y alegres colinas del estado Aragua, cobijado bajo la protección de María Auxiliadora: su familia, de agricultores del cacao, eran cooperadores salesianos desde antes de la llegada de los hijos de Don Bosco a Venezuela. Motivaron la devoción que hoy se mantiene gracias a las obras sociales que promovieron y a la edificación de la primera basílica dedicada a esa advocación mariana en el continente.

El cardenal Castillo Lara regreso al país 10 años antes de su muerte, convencido de que podría desarrollar una importante labor de evangelización entre sus coterráneos. Coincidió su llegada con la irrupción del chavismo que pronto mostraría su aversión por los prelados de la Iglesia, sobre todo si eran críticos y frontales como Castillo.

La familia Castillo es conocida por aportar un sacerdote a la Iglesia en cada generación. El tío del cardenal fue arzobispo de Caracas, un digno y admirado prelado que quiso terminar su trayecto de vida como sencillo párroco en una zona popular de la capital. El sobrino del cardenal Castillo, Raúl Biord Castillo, heredero de su dinamismo pastoral, es ahora uno de los más jóvenes obispos venezolanos a quien le ha sido confiada una de las diócesis más complejas y populosas: La Guaira, en el litoral central.

En la concurrida Eucaristía celebrada en su recuerdo –la cual tuvo lugar en el emblemático templo salesiano Don Bosco de Caracas el lunes pasado- oficiada por el cardenal Baltazar Porras, acompañado por varios sacerdotes salesianos, Mons Biord dijo en la homilía:

“Lo que tal vez no podía imaginar el cardenal Castillo, era que la fuerza divina que lo animaba a volver al país, no era sólo el llamado al apostolado en la pequeña aldea nativa, sino que Dios lo destinaba a convertirse en Pastor para todo el pueblo venezolano. Poco a poco, y sin buscarlo, su alta figura moral fue emergiendo en medio de los tiempos difíciles de la patria. Llegó a ser consejero, vigía y atalaya. Con sabiduría, vislumbraba los problemas en el horizonte, y prodigaba su palabra sencilla y profunda, como un padre preocupado por sus hijos”.

Era un pastor lleno de coraje, que alzaba su voz cuando los riesgos convocaban al silencio. Imposible olvidar uno de los momentos de mayor impacto de los turbulentos tiempos recientes cuando, al final de una de las multitudinarias procesiones con la Divina Pastora en Barquisimeto (estado Lara), un par de años antes de su muerte, el combativo cardenal retó al gobierno presentando el panorama de abandono y sufrimiento que deparaban sus equivocadas políticas económicas y sociales; pero también, como aldabonazo a la conciencia del pueblo venezolano, dejó un alerta que hoy se repite casi como una oración:

“Nuestro Señor Jesucristo, ha querido quizás darnos una buena lección, debido a nuestras infidelidades por no haber sabido aprovechar los dones que nos dio en esta tierra venezolana tan fértil y rica, de una población inteligente, trabajadora y generosa, y por no haber ayudado debidamente a los más necesitados y no haber vivido limpiamente nuestra Fe cristiana. Ayúdanos dulce Divina Pastora, a aprender la lección y danos a todos la claridad de la mente para conocer y evitar el peligro, así como la fuerza para superar democráticamente este momento difícil”.-

 Macky Arenas/Aleteia Venezuela | Oct 18, 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s