Las fracturas se vuelven evidentes dentro de una oposición venezolana debilitada

Continue reading the main storyFoto

Henrique Capriles durante un mitin el 11 de octubre CreditJuan Barreto/Agence France-Presse — Getty Images

Read in English

CARACAS — Henrique Capriles Radonski, uno de los principales líderes de la oposición venezolana, amenazó con abandonar la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), el martes con lo que esa coalición opositora quedó al borde de una fractura en medio de la crisis política del país.

Capriles, dos veces candidato presidencial —perdió contra Nicolás Maduro en las elecciones de 2013 por un reducido margen—, no solo amagó con salirse de la MUD sino que demandó que haya una “reorganización”.

“Cuando se está enfermo hay que operar y sacar el tumor. En la Unidad hay que hacer lo propio”, dijo durante una transmisión en Periscope.

El anuncio de Capriles es la muestra pública más clara de las divisiones internas en la alianza, establecida hace una década. Se produjo después de que cuatro integrantes de uno de los principales partidos de la coalición, Acción Democrática, asumieran sus cargos como gobernadores pese a las críticas reiteradas de la oposición a la elección del pasado 15 de octubre y a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), el polémico órgano que ahora está por encima de todos los poderes tras los comicios para elegir a sus integrantes que también fueron criticados por aparentemente favorecer a los chavistas.

Aunque siempre hubo intereses encontrados dentro de la MUD, en buena medida había mantenido un frente unido en público, con la meta compartida de sacar al gobierno de Nicolás Maduro y anteriormente al de Hugo Chávez.

Sin embargo, las divisiones se han vuelto más aparentes este año, en particular de cara a las elecciones para gobernador en la que algunos integrantes de la oposición hicieron un llamado al abstencionismo para protestar contra lo que consideran que es un sistema antidemocrático que solo favorece a los miembros del Partido Socialista Unido de Venezuela.

Continue reading the main storyFoto

Henry Ramos Allup, líder de Acción Democrática, uno de los partidos que forma parte de la MUDCreditMarco Bello/Reuters

Las encuestas antes de las elecciones sugerían que la oposición ganaría prácticamente todas las gobernaciones, pero otro fue el resultado oficial: 18 de los 23 cargos fueron para chavistas y el resto para la MUD. Entonces los opositores denunciaron fraude, en particular en el estado Bolívar.

Ese resultado sacudió a la oposición y la dejó con un futuro incierto. De cara a las elecciones municipales, que están convocadas para antes de que termine el año, los integrantes de la MUD han debatido si van a participar.

Sin embargo, parecía haber consenso en el tema de los cinco gobernadores electos. Maduro demandó que todos se juramentaran ante la ANC y su gobierno amenazó con celebrar nuevas elecciones en los cinco estados, pero los líderes de la oposición habían rechazado que tomaran posesión.

Sin embargo, cuatro de los gobernadores electos, todos del partido Acción Democrática (AD), se juramentaron en una ceremonia privada el lunes. El quinto, del partido Primero Justicia —al que pertenece Capriles— se negó.

Las críticas a Acción Democrática no se hicieron esperar y Capriles, en sus declaraciones del lunes, embistió contra Henry Ramos Allup, dirigente de AD y expresidente de la Asamblea Nacional, la legislatura que ahora quedó subordinada a la ANC y que casi fue disuelta a principios de año.

“Mientras esté en la unidad el señor Ramos Allup, yo no voy a seguir en esa mesa”, dijo Capriles. También aseveró que la juramentación de los integrantes de Acción Democrática permite reorganizar la coalición opositora. “Lo de ayer es una oportunidad única, histórica, de que vayamos hacia una refundación”.

Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis, dijo que“esta es, por mucho, la peor crisis vivida por la oposición en 19 años y apenas esta comenzando”.

“El triunfo del gobierno fracturando a la oposición es mucho más estrambótico que el resultado de las regionales”, añadió en Twitter.

David A. Smilde, profesor de sociología en la Universidad Tulane y experto en la situación política venezolana, dijo que la MUD ha sufrido “problemas claros de liderazgo y coordinación”.

“Creo que es natural que quieran cambio”, añadió. “Y no me sorprendería —de hecho, sería bueno— si varios líderes se separaran y lograran tener sus propios simpatizantes”.

Volver al artículo principalComparte esta página

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s