OSWALDO PÁEZ-PUMAR: El idioma destruido

El idioma destruido

                                                                                  Oswaldo Páez-Pumar

            Ya en más de una ocasión he señalado que el lenguaje de estos pseudo revolucionarios chavistas o maduristas y en definitiva militaristas, es similar al que George Orwell describió en su obra “1984”.

La paz es la guerra, el odio el amor, la libertad la esclavitud y así puede usted formar un diccionario de un nuevo lenguaje como instrumento de dominación, en el cual cada palabra se define del modo como corresponde definir en nuestro idioma el antónimo correspondiente a cada fonema.

            Las elecciones de gobernadores son un magnífico ejemplo de cómo cada palabra de la constitución o de una ley cualquiera adquiere otro significado. Perder significa ganar, sumar restar; y en materia electoral contar no es ir añadiendo uno a otro los votos en pro de cada candidato sino la fábula de la ‘tendencia irreversible’ que anuncia la parca principal del cne, tergiversando hasta el significado estadístico de esa expresión, que ella transforma en el resultado definitivo de un cómputo que ella misma conduce sin presencia no digamos de los competidores, sino ni siquiera de un tercero imparcial.

            Por eso en ese lenguaje jurar no es poner a Dios por testigo de lo que se afirma o se niega, ni obligarse solemnemente a cumplir el contenido del juramento y en el caso de los funcionarios los preceptos de la constitución y las leyes, sino ponerlas al servicio de la ‘robolución’; en palabras simples, jurar es perjurar.

            Eso explica la aberración que hoy nos trae la prensa. La supuesta gobernadora del estado Zulia Magdeli Valbuena,designada a dedo al haber sido desconocida la voluntad popular que eligió a Juan Pablo Guanipa gobernador, por negarse éste a prestar juramento solemne de cumplir los preceptos constitucionales ante la espuria asamblea nacional constituyente, precisamente porque su existencia misma es violatoria de esos preceptos; y desde luego por haber expirado el término de Arias Cárdenas (el que llamó  a Chávez gallina aunque éste lo pisara como hacen los gallos con las gallinas: de nuevo Orwell) “no estará sujeta a juramentarse por ante la susodicha asamblea porque no fue escogida por el voto popular.”

            Los gobernadores electos por el pueblo, que es el soberano, deben prestar juramento ante el Consejo Legislativo del respectivo estado según la constitución, pero según los leguleyos del chavismo y su leguaje orwelliano ante ese órgano no lo deben hacer los gobernadores electos sino los designados a dedo; y por eso Magdaly Valbuena no se juramenta ante la espuria asamblea constituyente ante la cual se le impone hacerlo a quienes si han sido electos popularmente y no deben lealtad a la constituyente sino a la constitución.

                                                                                  Caracas, 28 de octubre de 2017

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s