LUIS GARCÍA PLANCHART: Tarde piaste, pajarito.

Tarde piaste, pajarito.

En estos días escuché a Julio Borges, entrevistado por Vladimir Villegas. Es espacio Vladimir a la una es, por cierto, uno de los pocos que puede seguirse sin las interrupciones de ese nuevo pasquín asno–visual  intitulado El noticiero de la Patria, donde desfilan, cada 24 horas, Maduro y un contingente de personajes extraídos de La corte de los milagros, en una despiadada competencia por ver quien mete la más increíble mentira, y que termina con el Himno Nacional u otros cantos patrióticos desafinados.

Borges aseguró que durante las pasadas elecciones hubo toda clase de trucos y triquiñuelas, y que la MUD no se calaba otros comicios más que no fueran los presidenciales. Hasta dejó entrever que en las contiendas de Capriles contra Chávez y Maduro hubo ñereñere. La pregunta es, si todo esto se sabía, ¿por qué se conminó entonces a votar? Para rellenar espacios y no regalárselos al régimen, es la respuesta más común.

¿Y por qué ahora se les niega esa oportunidad a los compañeritos que pujan por las alcaldías? Porque, no. Porque la MUD así lo decidió. Así por o menos se desprende de la cita de Gloria Cuenca para su última entrega de Últimas Noticias–: Hay argumentos suficientes para apoyar la postura de quienes se juramentaron, y la de Guanipa, que no lo hizo.

Aunque yo sí voté, a sabiendas del fraude que se venía encima, lo hice para contribuir de alguna manera a poner en evidencia aún más al régimen. Pero me identifico más con los abstencionistas, aunque no creo en una abstención desprovista de estrategia, de un Plan B, como se dice ahora.

Convengo con Borges en la necesidad inmediata de salir de Maduro, por múltiples razones que he analizado en mi blog y por la última crónica de una muerte anunciada, el anticipado default de la deuda pública para comienzos del año entrante y la toma de las acciones de Citgo por parte de los inversionistas buitres. Claro que, para que los pendejos se contenten hasta que los gobernantes regresen de sus destinos vacacionales, el régimen, como echándole sobrados a los perros, ha decidido regalarle 500 mil bolívares a sus militantes y aumentar el salario básico. A todos, menos a los viejitos, a quienes sólo les salen 40 mil bolívares de incremento, con lo cual no se compran ni 30 huevos.

Si yo fuera Borges, mi mensaje al país sería distinto.

Haría un llamado a la ética y el pundonor de los militares, excluyendo a los miembros del Cartel de los Soles, cuya lista, más bien escueta, ha sido ampliamente difundida por la CIA, la DEA, el Departamento del Tesoro de EEUU e Interpol. También le pediría apoyo al gobierno estadounidense –como se lo pidiera Simón Bolívar a Henry Clay, cuando la República estuvo perdida–, al Grupo de Lima, a la ONU –si se sigue por estas calles, en Venezuela la gendarmería será ejercida por los cascos azules–. Y finalmente haría pública contrición de mis yerros, como lo hacen los políticos japoneses cuando meten la pata.

Dije, 2 días antes de las elecciones, que a mi juicio resultaba irrelevante votar o no votar. Ahora lo repito: viene más de lo mismo, o peor. El ex gobernador de Carabobo, mayor Francisco Ameliach se mostró ofendidísimo cuando el nuevo gobernador Rafael Alejandro Lacava descubrió gigantescos almacenes, llenos hasta los topes de medicinas y comida, e intentó distribuirlos entre los necesitados.

Aseguró Ameliach –según La Razón– que la policía de la entidad intentó tomar la sala situacional del PSUV en Valencia. Pero el desmentido llegó a través de las redes sociales, con fotos y vídeos tan a granel como los bienes almacenados –¿o se debería decir situacionados?–. Por eso, confío mucho más  en la lucha intestina de los narcorruptos para salir de Maduro que en los pronunciamientos de la MUD.

Terminaría mi discurso, si fuera Borges, convocando a la Asamblea Nacional para proclamar a Guanipa y Velásquez, derogar a las fascistoides corporaciones estadales, ilegitimar a la Constituyente y disolver la Guardia Nazi–onal por sus crímenes de lesa humanidad. Aunque el TSJ cerrara el Parlamento, que en algún momento lo va a hacer.

Pero no soy Borges, y sobre que dijo hace un par de días sólo le agregaría lo siguiente–: Tarde piaste, pajarito.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s